#3poemas1poeta Animalidad II

Esta es la segunda entrega de poemas para enfrentar un animal o entregarse a la caricia de su lengua. El fotograma, un ojo despierto, ingenuo y expectante, pertenece a la película documental de Franco Piavoli de 1981, Il pianeta azzuro. 

Rejas / Marcos Silber

Clama el león por su leona mamá;
ruge con partitura en clave de selva;
desgarra el aire de aquí, le parte la cabeza
al sopor de la tarde. Y los chicos,
los chicos lloran un coro mudo
alzado contra la desazón del felinito.
En la lejana cercanía
la historia se sucede sin mayores sobresaltos.
El estado del tiempo obedece a los anuncios;
la noticia policial apunta la paliza
que otro macho encabritado repitió.
La peluquería del rengo promociona
“descuentos para viudas”,
y todo indica que tampoco hoy
habría recolección de residuos.
El trueno doliente del rugidor,
extraño, desconocido, atraviesa el día
y nada se asombra nadie se inquieta.
Apenas una que otra sombra retrocede.
En la cercana lejanía, entre verdes
más feroces que la ferocidad,
el rugido de la saqueada mamá leona
desgarra el aire de allá
con partitura en clave de selva
que le parte la cabeza al sopor de la tarde
cuando clama por hijito león.

**

Orangután II / Teresa Arijón

Húmeda de lluvias incesantes, la piel del gran simio
espera la sequía. Desde muy alto, el durián áspero cae
anunciando otra tormenta. El corazón del fruto iguala
la luz enrarecida de la tarde. Pulpa que se deshace
en la boca del mono. Todo lo que en él es natural
no es natural en mí, que paso y peso en este aire
como un leño, como un tronco hendido por el rayo,
con todo lo que de ausencia y de vacío llevo escrito.

**

El lenguado / José Watanabe

Soy
lo gris contra lo gris. Mi vida
depende de copiar incansablemente
el color de la arena,
pero ese truco sutil
que me permite comer y burlar enemigos
me ha deformado. He perdido la simetría
de los animales bellos, mis ojos
y mis narices
han virado hacia un mismo lado del rostro. Soy
un pequeño monstruo invisible
tendido siempre sobre el lecho del mar.
Las breves anchovetas que pasan a mi lado
creen que las devora
una agitación de arena
y los grandes depredadores me rozan sin percibir
mi miedo. El miedo circulará siempre en mi cuerpo
como otra sangre. Mi cuerpo no es mucho. Soy
una palada de órganos enterrados en la arena
y los bordes imperceptibles de mi carne
no están muy lejos.
A veces sueño que me expando
y ondulo como una llanura, sereno y sin miedo, y más grande
que los más grandes. Yo soy entonces
toda la arena, todo el vasto fondo marino.

**

Una vaca / Juan Carlos Moisés

Una vaca muge detrás de la casa

cerca de los árboles.

Cierro los ojos.

Me basta con oír

a esa vaca que intenta decir

lo suyo.

**

La pantera / Susana Villalba

Matar al animal

requiere un animal

sin sombra.

Vas caminando por un monte

o te parece, no sabés dónde estás;

creés que lo sabías

cuando llegaste.

Ese negro

bien puede ser una pantera

o mujer,

no te das cuenta.

La mirada salvaje te gusta,

no, te calienta.

No, te mira

como quien no comprende

dónde está.

Ya estás perdida,

tendrías que llevarla a tu casa

pero sabés cómo termina:

un animal herido

siempre ataca.

Tendrías que matarla,

ahora,

antes de que sea tarde

o por piedad.

Pero esa mirada es una trampa,

si es pantera

sabe matar mejor

que vos.

Nadie sabe tu nombre

aquí

y ahora él

o mujer te da la espalda.

Pensás en un Remington

liviano

de distancia corta.

Pero nadie escucharía,

Red Hot los distrae,

a vos también.

Y no se mata por la espalda,

lo viste en las películas

o creés en eso.

Matar

es otra cosa.

Ahora te mira y ya sabés,

vas a llevarla a tu casa.

Está tocado por la gracia,

está a la vista

o vos lo ves, no estás segura,

o tiene algo

que creés comprender.

Y sin embargo

sabés cómo termina:

no sabés cómo

te hirió si te quería.

No querés acercarte,

te mira como miran los gatos

cerrando los ojos.

Es un hombre

por la manera de fumar,

se apoya en la barra

frente a vos,

los dos están perdidos.

Pensás en el Remington,

nunca tuviste uno.

Matar es otra cosa.

Nadie parece comprenderlo,

el negro tampoco pero ve

que tenés un cigarrillo

en la mano

y otro ardiendo

en el cenicero;

se acerca y lo fuma.

Estás perdida,

creés saber cómo termina

y volvés a equivocarte,

apaga el cigarrillo

y se va.

Ahora nadie

se parece a tu deseo.

Y es que no se parecía.

Una pantera perdida

en su memoria

o forma de mirar

o lo que fuera

que no vas a saber.

Tomás un taxi pensando

demasiada belleza no es el móvil,

es la coartada.

Para matar a una pantera

hay que cerrar los ojos.

**

Hornero / Damián Lamanna Guiñazú

desde una copa

el hornero

inventa su mundo

a base de barro y agua

sin querer volverse un dios

Selección y comentarios por Melisa Papillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: