Biodiversidad y corredores biológicos

¿Qué es un corredor biológico? Qué significa biodiversidad? Éstas son preguntas frecuentes entre las personas que comienzan a asomarse a la protección de la naturaleza y el ambiente. Vamos a dar un repaso a estos términos que nos ayudarán a comprender mucho mejor las necesidades de un ambiente natural en equilibrio.

¿Qué significa biodiversidad?

Este concepto está compuesto por dos partes: la primera, Bios que indica vida y luego, diversitas que implica multiplicidad. Puede entenderse como la propiedad de los sistemas biológicos de ser distintos y variables.

¿En qué se expresa la variabilidad en la vida?

a-     La diversidad genética: lo cual se corresponde con la diversidad de genes al interior de las especies. Los genes son regiones definidas dentro de la estructura del ADN y que tienen la capacidad de autorreplicarse. Las distintas expresiones de los genes dan a personas sus características únicas (color de pelo, estatura, predisposiciones a enfermedades, etc.).

b-      La diversidad específica: la cual se corresponde con la diversidad de especies propiamente dichas.

c-       La diversidad ecosistémica: la cual corresponde a la diversidad en el nivel de organización superior de la vida. Un ecosistema es un sistema biológico formado por un conjunto de especies asociadas que desarrollan una red de interdependencia en un medio caracterizado por un conjunto de factores físicos y químicos que permiten el mantenimiento de la vida.

Como mencionamos en la nota anterior, los espacios naturales cumplen servicios ecosistémicos, para los cuales la biodiversidad es factor fundamental para que sigan ocurriendo. Un ecosistema biodiverso es más resistente a los cambios que se producen en su composición física y química; por ejemplo, si un bosque es solo de pinos, una enfermedad que afecte a esa población se expande sin control y la liquida entera. En un monocultivo forestal no hay biodiversidad que lo habite, pese que a los ojos de mucha gente tenga la apariencia de un bosque. 

De la misma manera, la diversidad es fundamental para garantizar la sustentabilidad de la cadena trófica, es decir, la pirámide animal. La alteración de un ambiente que limite o elimine la cantidad y variedad de insectos terminará impactando mucho más en animales de mayor porte, como aves o mamíferos. 

La zona de provincia de Buenos Aires, antes de extenderse las grandes urbes,  tenía paisajes iguales a los que se pueden ver en la Isla Verde de El Palomar, grandes extensiones de pastizales, carquejales y bosques de talar. Con el proceso de urbanización y antropización se fueron perdiendo cada vez más estos ecosistemas nativos, introduciendo especies exóticas que eventualmente se adaptaron y diseminaron en todo el territorio.

Reconociendo que la antropización de nuestras ciudades es enorme, un punto muy importante para defender la biodiversidad que queda es proteger los espacios naturales, como Isla Verde y las otras islas verdes que quedan en el mar de cemento.  Estos espacios deben ser protegidos debido a los servicios ecosistémicos que brindan y deben ser potenciados para que no se agoten.

Los biocorredores o corredores biológicos son espacios verdes que conectan los distintos espacios naturales por donde se desplazan los diversos animales. Pueden ser desde las márgenes de ferrocarriles, avenidas arboladas, costados de arroyos, etc. Su importancia radica en que a través de estos corredores se desplazan las especies, permitiendo que individuos de una especie de distintos territorios se crucen (aportando a la diversidad genética); generando un ambiente medianamente seguro para las especies que migran; y provocando dispersión de semillas y polen por parte de los polinizadores.

La flora exótica, si bien genera oxígeno y todos los beneficios que conocemos de las plantas, no están relacionadas con los ecosistemas en los que se encuentran. Distintos hongos, bacterias, insectos y aves desarrollaron relaciones simbióticas con la flora nativa durante millones de años. Adaptaron sus comportamientos y genes a sus relaciones con estas plantas y viceversa. Por lo cual, es importante que se reforeste lo más posible nuestras ciudades y nuestros barrios con plantas nativas autóctonas de nuestra ecorregión, lo que aumentará su biodiversidad.

Existen diversas plantas que atraen mariposas y colibríes. Aves que se alimentan de los frutos de ciertas plantas nativas o que nidifican en ellas. Si querés colaborar con la biodiversidad, ¡plantá nativas!. Inclusive si no tenés espacio: los balcones con plantas nativas atraen a los insectos asociados.

Nosotres, Isla Verde, como asociación ambientalista buscamos la plantación de especies nativas en los biocorredores para potenciar la capacidad de las reservas de generar y albergar vida. Tenemos proyectos de plantación de nativas en distintos corredores. También alentamos a les lectores a que planten alguna planta nativa para hacer que la biodiversidad crezca. 

Texto e imágenes: Isla Verde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: