Los servicios ecosistémicos y la importancia de las áreas naturales

Desde hoy, quienes activamos la Organización Isla Verde Asociación Civil vamos a comenzar a compartir un nuevo espacio de información y reflexión en El Tresdé. Nuestra primera apuesta será conversar sobre los servicios ecosistémicos que brindan las áreas naturales. A menudo estos se dan por sentado y no son tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones políticas. Estos conceptos también forman parte del estatuto constitutivo de nuestra agrupación: surgida en 2013, para la defensa de un predio natural de El Palomar, y de todas las islas verdes que lo necesiten en el mar de cemento que son las ciudades.

¿Qué son los servicios ecosistémicos?

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) los definen como “(..)la multitud de beneficios que la naturaleza aporta a la sociedad. La biodiversidad es la diversidad existente entre los organismos vivos, que es esencial para la función de los ecosistemas y para que estos presten sus servicios.”

Ahora bien, se les llama “servicios” desde una óptica antropocentrista, teniendo en cuenta al género humano como receptor de esos servicios. Nosotres consideramos al humano como una especie animal más entre todas las que existen en el planeta, parte del mismo ambiente. Sin embargo, somos una especie con una enorme capacidad de transformar sus entornos, las grandes ciudades son muestra de eso; y no menor muestra son los campos de monocultivos. La norma general es que estos servicios no sean compensados por las actividades humanas que los utilizan.

Ahora bien, los servicios ecosistémicos pueden ser de cuatro tipos: 

a- De abastecimiento: referidos a las materias primas que nos brindan los ecosistemas: las semillas, el agua, la calidad de los suelos, el aire que respiramos.

b- Servicios de regulación: por ejemplo, el clima tiene numerosas variables como la humedad y los vientos. La presencia de espacios verdes ayudan a regular los ciclos climáticos.

c- Servicios de soporte: ofrecen territorio para las distintas especies que habitan, brindando, entre otras, sustrato a las plantas que crecen, alimento y hogar a los animales, etc.

D- Servicio cultural: nuestro entorno se relaciona con nosotres y como sociedad, le damos otro significado, les atribuimos a los arroyos nuestros deseos y costumbres.

En el ámbito del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la historia de la nación Argentina atribuyó mucho poder a la ciudad de Buenos Aires y sobre todo a su puerto. Esta centralidad de la capital hizo que fuera urbanizada de forma progresiva y no teniendo en cuenta los espacios naturales que le brindan los servicios ecosistémicos. Esa misma lógica se está trasladando al conurbano, donde existe cada vez más presión sobre los terrenos verdes no urbanizados.

Nuestro nombre proviene de una vista satelital del área que se encuentra  al costado de la 1º Brigada Aérea del Palomar, debido a que formaba una Isla Verde en un mar de cemento. Al ver en esa perspectiva, este espacio que habitábamos de chiques como zona de juegos y travesuras, cobró otra dimensión. Nos dimos cuenta de la importancia ambiental de esta Isla Verde. 

Estudiando estos terrenos y conociéndolos a fondo, pudimos dar cuenta de la relevancia que tienen, de los servicios que nos brindan, o más bien, de los procesos vitales de esta porción de ambiente bonaerense. Vitales no solo para las plantas y animales que habitan el sitio, sino también para todas las personas de la región Oeste del AMBA.

Ya conocíamos los servicios culturales, por nuestra historia en común con este lugar. Descubrimos su servicio de regulación en nuestra región, donde los arroyos y humedales de la Isla Verde absorben el agua de las lluvias y la filtran, actuando como esponjas y previniendo inundaciones. Además disminuyen la temperatura en un promedio de dos grados, regulando el cambio climático localmente. Los bosques y pastizales dentro del predio actúan como barrera para el viento y por ende, del sonido, siendo a la vez, hogares de numerosas especies de aves migratorias y residentes, mamíferos, reptiles, anfibios e insectos.

Como mencionamos anteriormente, la Isla Verde del Palomar no solo brinda servicios ecosistémicos a la ciudad de El Palomar o al partido de Morón, sino que debido a su tamaño, proporciona dichos servicios también a los partidos lindantes de Hurlingham y Tres de Febrero. Y, al mismo tiempo, forma parte de sistemas naturales más grandes, como el corredor biológico platense y como parte de la cuenca del Río Reconquista. La naturaleza no conoce de las delimitaciones políticas y sus impactos son sobre todos los espacios, ya que son interdependientes unos de otros.

Estamos en un periodo donde se tienen que tomar acciones urgentes para proteger al planeta y a todas las especies -incluida la nuestra-; la crisis climática y ecológica es un hecho y la pelea para contrarrestarla debe ser ahora.

Las áreas naturales deben ser protegidas para que puedan seguir brindando estos servicios vitales. También se deben recuperar espacios para la naturaleza y todo esto va a redundar en una mejor calidad de vida para todes. Necesitamos restituir a la naturaleza algo de lo que nos brinda.

Incendios intencionales

En la última semana, se registró un incendio intencional en parte del pastizal de la reserva, uno más a lo largo de estos años; y uno más en el contexto nacional donde en este momento continúan ardiendo millones de hectáreas en Salta, Chaco, Misiones, Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires. En lo que pareciera ser una avanzada inescrupulosa de los intereses mezquinos e inconscientes de unos pocos codiciosos, pero que tiene consecuencias catastróficas para nuestra casa común, La Naturaleza.

Así como nuestra Isla Verde en El Palomar, existen numerosos espacios naturales con problemáticas similares. Numerosas agrupaciones ecologistas luchan por proteger los territorios de sus barrios, de la misma manera que nosotres lo hacemos por este lugar. Por eso, porque entendimos que para ser escuchades la lucha tiene que ser colectiva, conformamos con agrupaciones del AMBA, la Red de Áreas Protegidas Urbanas (RAPU), una alianza para lograr leyes marco para estos espacios, e impulsar la conservación y promoción de los mismos.

Otro espacio de lucha común es Alianza por el clima donde convergemos diversas agrupaciones nacionales e intentamos crear un sentido común ambientalista para combatir la inminencia del cambio climático. Existen numerosas formas de colaborar con el ambiente. En próximas notas iremos profundizando y ampliando estos temas.

Texto: Isla Verde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: