El Elefante Negro: poesía conurbana para el mundo

Creer en la palabra poética. Insistir en el pensamiento poético como un bien que deber ser socializado. Trabajar para que el silencio sea lo que deseemos y no una mutilación naturalizada en los márgenes territoriales del Conurbano. Editar poesía como proyecto, como reafirmación de un presente y una tradición, pero también como resistencia y avance simbólico colectivo; nos parece bello, necesario, poderoso y estratégico para no perecer ante la banalidad que puede suponer no sentir ni pensar ni decir por fuera de los límites que la hegemonía capitalista nos impone con cara de yo no fui.

Desde La Matanza, torso ineludible si nombramos al Conurbano de Buenos Aires, se está comenzado a erigir la editorial de poesía El Elefante Negro, poniendo su objetivo central en la visibilización de la literatura popular, contemporánea, conurbana.

Quienes impulsan este trabajo que está tomando cuerpo son Patricia Verón, docente y poeta; Beatriz Vanela, escritora, conductora junto a Patricia del programa radial Vayámonos por las ramas y colaboradora en la revista Puesta en escena; Claudio Kappeler, periodista en distintos medios de La Matanza y poeta; y Rosa Oviedo, profesora y crítica literaria. Sin embargo –y elles y el nombre elegido para la editorial no dejan dudas: surge de unos versos de Omar Cao “el elefante negro de la melancolía”-, detrás de la editorial El Elefante Negro hay un gran poeta cuya trayectoria y espíritu de trabajo les acompaña, como ejemplo, como respaldo, como impulso: Omar Cao. Poeta matancero quien enseñó, conversó, animó, editó a generaciones de escritores y a quien todes recordamos con cariño, impregnades de su generosidad y sabiduría.

“Omar tiene una obra que equivale a tres biblias. Su hija, Anahí, la está editando como puede, de a libros, con otra editorial de La Matanza, Lítica, que también trabaja muy a pulmón. Nosotres estamos proyectando así una editorial que tenga una espalda lo suficientemente fuerte como para encarar una obra de la magnitud de la de Omar, por ejemplo.”, nos cuenta Patricia Verón.

Claudio Kappeler recuerda unas palabras de Omar que le resultan un motivo y un horizonte para El Elefante Negro: “La necesidad de hacernos visibles”. Y agrega: “ésta es una dificultad de quienes escriben en La Matanza por una cuestión fundamentalmente económica. Sin embargo, Omar lo hacía, artesanalmente, a su manera, con todo lo que le costaba. Por eso, queremos darle un marco más organizado pero con el mismo espíritu”.

El Elefante Negro, además, es una cooperativa de trabajo, que reivindica la solidaridad por encima del lucro económico. Si bien sus condiciones de edición serán similares a las de cualquier editorial, creen que es importante reconocer las prioridades y eso ocurre inevitablemente, como afirman, desde que se decide editar poesía y no otra cosa. 

El Elefante Negro imagina publicar libros de  jóvenes y no tan jóvenes del Conurbano que logren dar a conocer lo que Beatriz Vanela llama “este sentipensar del Conurbano, tratando de crecer en la literatura nacional y también a nivel internacional desde nuestro territorio”. Otro de los deseos de la editorial es no sólo publicar a les poetas conocides del circuito literario de La Matanza, sino también sumar gente nueva y joven y buenos nuevos trabajos de todo el Conurbano. “Siempre hay nuevos y nuevas poetas que hacen crecer el árbol de la poesía”, nos dice Patricia Verón.

Les preguntamos cuáles son sus faros poéticos y, entre tantes otres, mencionaron a César Vallejo, Juan Gelman, Paco Urondo, Mario Benedetti, Estela Figueroa, Juana Bignozzi, Irene Gruss, Susana Thénon, Rosario Castellanos, Olga Orozco y Alfonsina Storni, “a quien siempre es bueno volver a leer”, aclara Patricia Verón. También se referencian con poesía contemporánea de gente más joven que les gusta mucho.

Una de las particularidades editoriales es que El Elefante Negro ha abierto una convocatoria para recibir trabajos de poetas que quieran publicar, los cuales serán leídos, analizados en equipo. “Nosotres no sólo pensamos a la editorial como editora de libros, sino también como espacio que se abre para la lectura; es la forma y la gestión que debe hacer una editorial para que ese libro se lea: proponer charlas, abrir espacio a la crítica, convocar a otras personalidades que se vinculen. Promover la difusión de la lectura”, indican con convicción.

Quienes se encuentren interesades en publicar su literatura, pueden acercar los textos a través de elefanegro@gmail.com

Entrevista y texto: Pamela Neme Scheij

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: