#3poemas1poeta / Animalidad

Un entramado invisible en la fauna poética. Poemas para enfrentar un animal o entregarse a la caricia de su lengua.

 

Las ratas, de Héctor Viel Temperley

Nunca antes
pensé en las ratas. Eran
las grises, melancólicas
nadas de larga cola
que subían
a un horizonte ajeno.
Las miraba
marchar, sin importarme,
por los altos
horizontes de otros.
Pero ahora
las ratas no son nadas,
son el peso
que sobra en la memoria,
que chilla cada vez
que abro las puertas
del Día.
Sé que están
en este barco
interior, confundidas
con la Gracia,
atropellándola
cuando ella sale
a ver el mar,
a hablar con los marinos.

Ahora sé por qué
algunos días
son más grises
y hay más frío de un lado
del corazón a veces.
Las tenía
siempre conmigo
pero no sabían
que iba a despertar
esta mañana
pensando en ellas,
recordando quejas,
reproches que me hacía,
equivocado.

Desde hace un rato
van por mi memoria
como esperando
que se mueva el viento.
Y sus colas escriben: Todavía
hay fuego en las cucharas
de los cielos.


Borneo
, de Claudia Masin

Los peces que habitan los lagos subterráneos
de las cavernas, hace ya generaciones
han quedado ciegos. La completa oscuridad
hizo que sus ojos se volvieran membranas
cerradas que no pueden distinguir luces o sombras.
Sí presencias: cuentan que esos peces,
cuando advierten unos ojos humanos
mirándolos al auxilio de la luz artificial
de las linternas, mueren. Las cámaras
han captado su agonía paso a paso, un dolor ciego
nadando en las cavernas como un pez
que hace siglos perdiera el poder o el deseo
de la luz. Los subtítulos debieran decir:
“la transparencia ajena es siempre secreta.”

 

Con el hámster, de Jorge Aulicino

Es el mismo tiempo virtual el mío
y el del hámster.
Roe, huele, se yergue.
Yo camino, fumo.
Una metáfora perfecta, el hámster. Diría:
celdas habitadas por ardillas
su casa y la mía.
Pero cómo no pensar en la “verdadera vida” del hámster,
su corazón, un sistema nervioso
más pequeño y quizá mejor, perfecto,
infalible su respuesta a los instintos,
su mundo que comienza en las agujas de las uñas
con figuras diversas, con otros puntos de densidad,
otras galaxias.

Rompe la metáfora esa vida encerrada.
Roe, huele, se yergue.
Soy tal vez un paisaje que se mueve
en el extremo veloz de una mirada.

 

Con la más negra de las tintas, de Mary Oliver (Traducción de Natalia Leiderman y Patricio Foglia)

De noche
la pantera
que es rápida
y esbelta

es tan solo
un par de ojos
y cuando bosteza
por un instante

una larga lengua rosada.
Casi siempre
está atenta
mientras camina

sobre las almohaditas
de sus patas
como en
una alfombra

persa
o mientras salta
entre las ramas
de un árbol

o mientras nada
para cruzar el río
o simplemente
se detiene en la hierba

y espera.
Porque, Señor,
tú le has dado
por tus propias razones

todo lo que ella necesita:
hojas, alimento, refugio;
una consciencia
que nunca parpadea.

 

Ese perro que corre en la terraza, de Alejandro Schmidt

ese perro que corre en la terraza
es la belleza

los vecinos se quejan
ladra, ladra mucho dicen

al dueño no le importa
no tengo hijos, piensa,
no tengo nada en la vida

muchas veces olvida dejarle agua
el perro
estira su cabeza entre las rejas
va lamiendo la luz de los faros

no hay estrellas ni amantes
en esa esquina

cerca del campo electromagnético
el perro está desnudo

espera
gruñe a todo lo que interrumpa
su miserable concentración de orejas

nunca tuve premios
se repite
su amo
subiendo la escalera

mosaicos ajedrezados
una lata vacía de dulce de batata

y la belleza
que tiembla
tiene sed.

 

Mensaje, de Jimena Arnolfi

Después del vendaval,
veo los pájaros caídos,
pequeños cuerpos estrellados
sobre la tierra mojada.
Repito como mantra
las palabras de mi padre:
Hay que lucharla, pichón.

 

Calamar 3, de Choi Seung-Ho (Traducción de Kim Un-kyung)

Esa pareja de calamares
abrazados diciéndose que se aman
mantienen la costumbre de estrangularse mutuamente.

 

Selección de poemas realizada por Melisa Papillo.

Imagen: Fotograma de la mini serie documental La Tierra de noche

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: