Pandemia política

Pueden existir irresponsables, irrespetuosxs, inconscientes, en fin, imbéciles que no quieren entender lo que está sucediendo. Una minoría de idiotas.

Idiota, en la Grecia Antigua, era todo aquel ciudadanx que no se interesaba por los asuntos concernientes a su ciudad. Es decir, concernientes a lx mismx y a lxs demás ciudadanxs. Ocupándose de lxs demás, se ocupaba de sí.

El trabajo de ciudadanx es necesario, vital, siempre. Pero en estos días, donde nos encontramos en una situación inimaginable para algunxs, premeditada para otrxs, trabajar de ciudadanx es imprescindible.

La ciudadanía, hoy, es un estatus jurídico. Está asociada a derechos y obligaciones en cuanto a lo legal; pero su sustento moral es la solidaridad, esa que, partiendo de la conciencia individual, reconoce la existencia de una cultura y un destino colectivos.

Al estatus de ciudadanx se llegó gracias a la lucha y la sangre. Las clases privilegiadas no tuvieron otra opción que otorgarlo, se caía de maduro. Sin embargo, jamás renunciaron a corroerlo por diversos caminos y es precisamente hoy que se ataca su base moral, la conciencia solidaria de lxs no privilegiadxs.

El #QuedateEnCasa, de alguna manera, ha logrado unirnos, más allá de lxs idiotas minoritarixs que se esfuerzan por no entender. Paradójico, en mi opinión. El aislamiento logra lo que en la “normalidad” no conseguimos: estar juntxs tras la causa común, el bien común, evitar el contagio. Cuidamos y nos cuidamos. “La Patria es el otro” se dijo por ahí alguna vez y quedó grabado para la eternidad.

En fin, la solidaridad es la base de la ciudadanía; la ciudadanía aúna esfuerzos por el objetivo común; y la ciudadanía es Política.

Otra cuestión… ¿Estado o Mercado? ¿Público o Privado?

El virus avanza, las personas lamentablemente mueren –y no estamos exentxs ningunx de nosotrxs-, y la economía se cae. ¿Qué importa más, preservar la salud de las personas o los niveles económicos aceptables aunque se ponga en riesgo lo primero? No es mi intención entrar en polémicas. Sí afirmo que elijo personalmente la salud de las personas.

Hemos observado cómo fueron actuando los distintos países ante la pandemia. Algunos minimizaron sus posibles consecuencias y hoy sufren por ello: Italia, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil en menor medida. Trump, Johnson, Bolsonaro, privilegian lo económico por sobre lo humano, sin tener en cuenta que lo humano sostiene lo económico. Bolsonaro llama a salir a la calle, por ejemplo. Macri, en nuestro país, sostiene una idea similar. Para él, el populismo causa mayor daño que el propio Coronavirus. El Mercado es lo primero, mientras Estados Unidos ya es el país con mayor cantidad de infectadxs.

¿Discutible? Sin dudas. ¿Aceptable? Me resisto.

Otros países decidieron cerrarse para subsistir y atacar el problema desde la intervención estatal. Irlanda del Sur convirtió en públicos todos los centros de salud privados. Macron destina millones de Euros para asistencia médica y dinámica económica. Italia y España, dos de los países más castigados, lo mismo. Alemania puso al servicio de toda la población la extensa red de laboratorios públicos y privados para realizar miles de test diarios y así descubrir casos asintomáticos, aislarlos y evitar el contagio; de ahí una de las causas del bajo porcentaje de mortalidad.

Nuestro país, en particular, priorizó la salud. Con una economía destrozada y un sistema de salud siempre presente pero devastado, el mensaje del Estado fue claro: si esto se expande, colapsamos. Buscando paliar las necesidades de lxs más desprotegidxs, se tomaron medidas fundamentalmente dirigidas a aquellxs que viven del sustento diario. Tal vez aún sea insuficiente, pero como el mismo Presidente dijo, vamos haciendo el día a día. La foto de Fernández, Larreta y Kicillof, a pesar de la situación reinante, es esperanzadora para un posible futuro de encuentro en normalidad. Igualmente, persisten los ataques de ciertos sectores. No sea cuestión de perder privilegios y ganancias, aunque el mundo se muera.

¿Discutible? Sin dudas. ¿Aceptable? Me identifico.

Una disgresión… ¿Se imaginan ustedes si esto hubiera sucedido durante la gestión de Cambiemos?

Entonces, ¿Estado presente o Estado ausente? Las aguas están divididas. La cuestión del Estado es primordial para el estudio de la Política. El Estado es Política.

Históricamente, las pestes pandémicas significaron la cuña entre un antes y un después.

¿Serán las consecuencias de la actual pandemia otro símbolo de corte en la historia de la humanidad?

No podría afirmarlo. De lo que sí estoy seguro es que, más allá de las lamentables y nefastas consecuencias vistas y por ver aún, la pandemia también nos está dando una lección sobre Política.

 

Texto: Fabián Pagani. Es porteño e hincha del Rojo. Trabaja como profesor de Historia en la escuela secundaria. Estudia Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de San Martín. Músico de nacimiento y bien nacional y popular.

Imagen: Leila Tanuz

Un comentario sobre “Pandemia política

Agrega el tuyo

Responder a Pippo Bunorrotri Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: