“Niña mamá”: una pregunta urgente

Si el cine documental nos invita a cuestionar cuál es la distancia o el límite que nos separa de les otres, Niña mamá nos propone algo más incómodo: quién cuida de las adolescentes que viven sus maternidades, embarazos o la interrupción de los mismos en situación de vulnerabilidad en el conurbano bonaerense. Se trata de la obra de Andrea Testa, directora conocida por su primer documental Pibe Chorro (2016) y su película ficcional La larga noche de Francisco Sanctis (2016) realizada junto a Francisco Márquez. 

Mientras esperamos el estreno que sucederá mañana, jueves 5 de marzo, a las 19 hs, en el Cine Helios de Palomar, les compartimos la charla que tuvimos con ella sobre cómo concibió este documental, la producción y el rodaje hasta qué debates internos y transformaciones le trajo su elaboración.

Contanos cómo fue el trabajo previo al documental, por qué eligieron los hospitales y del proceso de grabación.

El equipo está integrado por la productora Pensar con las manos que somos nosotres tres productores/directores, y por Andrea Perner, que es trabajadora social, amiga mía, con la cual trabajé también en la película anterior documental, Pibe chorro. Con ella armamos un dúo inseparable para pensar el diseño de investigación y las estrategias para acercarnos a los equipos de salud principalmente. Sentíamos que ellos era la llave para ingresar al hospital y conocer cómo se abordan  los embarazos adolescentes. Por otro lado, teníamos que presentar el proyecto en las instituciones para pedir las autorizaciones. 

Durante la investigación, nos encontramos con diferentes experiencias, con que muchas se conectaban y que había una red gigantesca y federal de profesionales por el derecho a decidir. Fuimos llenando de imágenes posibles este proyecto. Y una de las decisiones más importantes que tomamos fue dejar de negar la película que empezaba a aparecer. Porque Niña mamá tensiona y se mete, justamente, en los huecos de las reglamentaciones, discute al poder hegemónico. Y el hospital público es como un campo de batalla entre la vida y la muerte. Fue clave generar confianza explicitando cuál era la película que empezábamos a visualizar y qué queríamos encontrar en esos hospitales. 

Fue ahí que nos preguntamos cómo filmar esta película y decidimos de manera contundente: todes tomaríamos el compromiso político, sensible y, principalmente, ético del documental. No queríamos abusar del privilegio del dispositivo cinematográfico, sino hacernos cargo y problematizarlo. 

De este modo, tomamos la decisión de usar un lente fijo, a la manera de explicar mejor cómo se encuentran la ética y la estética, la cámara no puede llegar más cerca de lo que yo corporalmente puedo estar. En esa distancia está la clave de la película: estar cerca de las protagonistas para escucharlas y estar visibles y presentes para ellas en el proceso de rodaje, ya que en ningún momento se escondió nada. Ese lazo de confianza fue respetado siempre y permitió la decisión de participar o no. Por ejemplo, cuando se filmaba, se decía “acción” y “corte”, así todes les que estábamos dentro de ese espacio filmando sabíamos que estábamos en eso. Se hacía muy evidente el hecho cinematográfico. 

Obviamente que una vez que se apagaba la cámara, seguían sucediendo cosas. Para nosotres fue muy importante que el evento médico no fuera interrumpido, porque era el momento en que las chicas accedían al hospital y a esos equipos de salud que las recibían, principalmente el servicio social, que es donde más pasamos la filmación de la película. Llegaban por necesidad o desesperación, por algo que se había desbordado de sus vidas, por eso el intercambio no podía ser interrumpido. De hecho, tampoco hicimos contraplanos: no había posibilidad de que la película modificara algo de ese encuentro. La cámara se ubicó en el lugar posible de cada espacio. No podíamos armar la puesta en escena. 

13a

Con una intención clara de no interferir, el documental no tiene narradores: les espectadores nos encontramos directamente con las protagonistas. ¿Por qué esta necesidad de acortar las distancias entre ellas y el espectador?

Para mí, era muy importante escucharlas, hacer un trabajo muy grande, profundo y lento de guardarme mis intenciones, mi punto de vista, mis opiniones y mi formación sobre el tema para hacer un trabajo de plena escucha y observación. Tenía muy claro que ellas eran las protagonistas, más allá de que por fuera de cuadro se encontraran las trabajadoras del hospital, mujeres muy poderosas que militan su profesión, que están ahí batallando los límites de las políticas públicas, mujeres que encontramos en el camino con mucha conciencia de la lucha. Para mí, lo más significativo de la película era lo que las jóvenes querían decir. Porque pareciera que el mundo profesional, el mundo adulto o los sectores hegemónicos estamos construyendo discursos por sobre estos sectores sociales que tienen muchas cosas para decir. Vemos cómo aparecen las violencias que atraviesan estas niñas y adolescentes y esto nos permite enfocarnos en lo perverso de este sistema, tanto en el mundo de lo personal como de las instituciones y en que necesitamos políticas públicas que reviertan las situaciones de todas.

Los relatos de las chicas surgen en el marco de reuniones con las trabajadoras de los servicios sociales de los hospitales. ¿Por qué mostrar esas charlas? ¿A qué apunta eso?

Una vez que tomamos la decisión de que esta película sería documental, que quería adentrarme en la vida de jóvenes mujeres de sectores populares, y un poco a continuación de mi documental anterior Pibe chorro, fue apareciendo este título Niña mamá como aquello que les llegaba desde afuera y se les imponía cual condena a les jóvenes de sectores populares: una vida de adultas a partir de la maternidad. 

Todo esto fue antes de la campaña #NiñasNoMadres, pero se sostenía esta constante de pensar: cuáles son las estructuras de la sociedad y del sistema capitalista y heteropatriarcal que intervienen en los cuerpos de les jóvenes de sectores populares. Cuando enfoqué mi mirada en las mujeres, adolescentes y niñas (y cuando digo “mujeres” no intento sostener un binarismo, aclaro), me apareció la idea Niñas madres como respuesta a Pibe chorro. Cuando más o menos se fueron acomodando las ideas, tomamos la decisión de que el lugar donde se iban a desarrollar estas historias y ver estos cuerpos atravesados por las violencias sería el hospital público, porque justamente ahí podríamos ver cómo el Estado interviene en los cuerpos mediante políticas públicas. Me parecía el espacio propicio. Así fui tomando decisiones: que tenía que filmar en hospitales públicos y que tenían que ser del conurbano, por estos márgenes de la sociedad que parecen que no existen, que están lejos. 

04a

El título es inquietante, casi un oxímoron, algo impensado para muchas de nosotras, pero es una realidad. Más aún pensando en la campaña #NiñasNoMadres que se generó el año pasado con los casos de niñas muy pequeñas que sufrieron abusos, ¿por qué lo eligieron? 

Como comentaba antes, Niña mamá surgió antes de la campaña #NiñasNoMadres y como equipo adherimos a esa campaña y hemos recopilado un montón de información a partir de ella. El documental no aborda estos casos terribles de estas niñas tan chiquitas abusadas, por eso tampoco quería desviar la idea. 

Lo que nos pasó fue volver a preguntarnos el título porque nos movilizó mucho. Pero si la película se llamaba “Niñas no mamás” nos pasaban dos cosas. Por un lado, no queríamos que la película entre en una coyuntura directa, porque pienso que el cine tiene un poder de registro histórico muy fuerte, su lenguaje hace emerger mucho más de lo que hoy vamos a ser conscientes al ver la película. 

Al documental lo filmamos durante el 2018, mientras se daba todo afuera, la vigilia y los pañuelazos, y me producía una tensión, casi el impulso, de preguntarme si esa cámara no tenía que salir a la calle a filmar todo lo que estaba pasando. Pero volvía a reflexionar en que quería que esta película aportara desde lo estructural y desde lo histórico. Porque algo que pasaba también era que no sólo nos encontrábamos con las niñas madres, sino con esas abuelas jóvenes y esta red de mujeres fuertes y a la vez quebradas. Se sentía algo muy poderoso ahí. Entonces me pareció importante que la película no se hiciera cargo de lo coyuntural (y hermoso a la vez) que estaba sucediendo, sino que vuelva a ubicarse en un lugar profundo y, a veces, invisible. 

Por otro lado, cuando pienso en todas esas mujeres jóvenes que filmamos y que conocimos a lo largo de todo el proceso de rodaje y en que muchas de ellas son madres, pienso en que hay una realidad, como lo dice la pregunta. Aunque podamos junto con ellas, o partir de ellas, pensar en los límites de las decisiones que nos atraviesan, o que atraviesan a cada clase social de una manera distinta, la realidad es que hay una tasa muy alta de maternidades en la adolescencia. Entonces, qué hacemos con esa realidad y con estas chicas, que en definitiva están identificándose con esa decisión, aunque les duela, aunque no puedan o aunque no lo hayan decidido desde el principio. 

La película incómodamente dialoga y complejiza. Mi película anterior es un poco así, se llama Pibe chorro y en la primera escena lo que planteamos es que el título tiene que romperse. Con Niña mamá creo que algo de eso también sucede.

18

En un año en que parece que sale la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, ¿qué expectativas tenés con el estreno de este documental? ¿Qué te gustaría que pase?

Es una pregunta difícil, porque no es que tenga una expectativa urgente con la película. Si bien se trata de una realidad de emergencia social por todas las violencias que sufren estas mujeres, y todas las mujeres y cuerpos gestantes, me pasa que no deseaba que la película quede atada a algo que pasó en la calle. Es una película profundamente política y pensada en un tiempo histórico. Y justo podemos estrenarla este año.

Sí me parece importante que la película pueda transformarse en una herramienta de intervención social. Esto para mí significa ocupar las salas de cine, ganar espacios en programaciones centrales y que, al igual que tantas otras, vaya batallando culturalmente. Nos interesa que se vea. Desde mi lugar y desde todo el equipo de la película vamos a hacer todo lo posible para que logre pantallas y se ponga al servicio de lo que sea necesario. Primero, va a ir por un circuito de salas de cine, porque me parece que hay que disputar esos lugares y está hecha para verse ahí. Luego, me encantaría que pueda ser una herramienta en las redes que estamos armando.

Si sale la ley, deseo que sea la mejor ley y, más allá de los debates, para mí es necesario que salga la mejor posible y tengo mi punto de vista que es el de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, porque es mi marco de referencia. Creo que la ley va a habilitar muchas cosas, pero muchas otras van a seguir en estos espacios de precariedad. Ahí es donde la película puede aportar también: no abandonar la lucha y seguir juntes, unides para proteger a estos cuerpos, a estas mujeres, niñas y adolescentes. Poder sumar un grito más por todas.

 

Andrea Testa (Buenos Aires, 1987). Estudió cine en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) graduándose como Realizadora Cinematográfica. Dirigió el documental Pibe Chorro (2016) sobre la estigmatización que sufren los jóvenes de sectores populares. El film se posicionó como el segundo documental más visto del año en la Argentina. En el campo de la ficción, escribió y dirigió junto a Francisco Márquez La larga noche de Francisco Sanctis (2016) ganadora de la Competencia Internacional en BAFICI, seleccionada en la sección “Un Certain Regard” del Festival de Cannes y en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, entre numerosos festivales internacionales. Niña mamá (2019) tuvo su estreno mundial en IDFA, donde se alzó con una Mención Especial del Jurado.

Entrevista realizada por Lara Barneto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: