“Ir a favor de lo que no conocemos, no en términos románticos sino políticos: escuchar, intercambiar, mezclar, que es una forma de entusiasmarnos”, entrevista a Tamara Domenech

Tamara Domenech, escritora, artista visual y editora, presentará durante el mes de diciembre toda su obra. En esta entrevista nos cuenta por qué eligió nuclear su trabajo poético y visual en una plataforma online libre y gratuita para todxs, cómo la interpelan ambas disciplinas y de qué forma para ella la acción poética se entrelaza con la realidad.

  • La maternidad, el tiempo, la adultez, la inequidad, la discusión y la batalla contra el patriarcado son ejes que atraviesan  muchos de tus textos. ¿De qué forma dialogan ellos con tus pinturas?

La pintura y la escritura son registros que trabajo en paralelo, no hay escritura sin pintura o dibujo y no hay pintura sin escritura. Esto no significa que la relación que establezca entre ellas sea ilustrativa, por el contrario, justamente son modos de profundizar, torcer, expandir aquello que me atrapa, necesito o deseo expresar.

  • ¿Cómo estalló definitivamente el deseo de armar una plataforma online gratuita y libre para que todxs puedan leer tus libros? ¿Qué sentís que se “gana” en esta acción tan política?, ¿sentís que se “pierde” algo?

Tal cual, como bien señalás, siento que estalló la necesidad de dar a conocer años de trabajo, la acumulación de obras escritas y visuales en cajas, tanto en el ordenador como en cajas de archivo. En un momento me sentí muerta y las abrí. Después de muchos rodeos, llegué a la conclusión de que, con el dinero que me llevaba hacer un libro, podía hacer una plataforma para que todo el material estuviera disponible y  de a poco, empecé a sentir que, liberando mis obras, me liberaba. Pensé, no escribo para ganar dinero, no pienso en esos términos la literatura, para mí, es una práctica que me permite sorprenderme del mundo en el que vivo, volverlo extraño, crear un espacio habitable en el medio de tanta locura, desigualdad, injusticia.  Fue crear un dispositivo que atravesara las instituciones y producciones culturales, en relación a qué se publica, qué no, a quiénes se publica a quiénes no, para qué públicos, cuántas obras que merecerían ser leídas quedan ocultadas. Esa fue la decisión, torcer lo esperable, un resultado, la expresión de una jerarquía, un veredicto en relación a si saliste seleccionado o no para la publicación de tal libro. Dejé de esperar. Me lancé, a esto que no sé muy bien cómo continuará, que por el momento, me saca del lugar de paciente y me coloca en un lugar activo, con todo lo que ello implica, es un espacio de exposición, a unos les puede gustar y a otros no, pero creo que contribuí a no ignorar la obra. Gano libertad, no creo que haya perdido. Quizá el sueño del libro en papel, el fetiche, pero creo que son registros complementarios para nada antagónicos. También, considero que al crear esta plataforma me sigo preguntando cuestiones sobre el acceso a producciones culturales. Creo que tendrían que estar disponibles para todas las personas que deseen llegar a eso, y las instituciones e industrias trabajar para contextualizar temas, abordajes, autorxs, problemas, procedimientos, puntos de vista.

  • Al recorrer la plataforma, una visualiza que requirió mucho trabajo, muchas horas dedicadas –textos y visuales dialogando entre sí-. ¿Cómo se logró eso tan puntillosamente?

El trabajo fue y es enorme. Son 11 años de trabajo sistemático, no me siento cómoda de otro modo, escribo y pinto con urgencia a veces, pienso que si no hago algo con esa impresión, la dejo pasar, termino ignorándola. Y cómo podría desconocer una situación, una persona, una relación, un territorio. Parto de esa impresión y creo una historia, sería el marco del cuadro, para que algo fugaz exista, permanezca un tiempo más, enmarco un pedido, un deseo, un milagro. A veces es un acto de fe. Mis abuela materna se levantaba a las 6 de la mañana a rezar el rosario, le llevaba una hora y media, porque además pedía por cada integrante de la familia. Con la escritura me pasa un poco eso, yo también me levanto a la madrugada desde hace muchos años y al escribir, pido, invoco, evoco, señalo, acuso, incorporo, alzo, envío señales entre personajes inventados para que la realidad en la literatura contenga.

Siempre estuve cerca de mis obras. Nunca las abandoné. El tema era darlas a conocer, publicarlas, permitiéndoles así tener otras vidas más allá de la mía.

  • ¿Cuál es la idea que subyace a la organización de una presentación que gira en torno a tres instancias –inauguración de obra, presentación y lecturas- en diferentes jornadas? ¿Qué brinda cada una de ellas y qué propone como conjunto?

La organización de este acontecimiento se relaciona con mostrar tres prácticas, por un lado, la pintura; por otro, la escritura y por último, la edición. Desde hace 11 años dirijo la editorial de poesía Ediciones Presente.

La primera fecha que es el 23/11 inauguramos una muestra en la sala principal de Casa Safiras, a la que denominé Fondo Blanco, con curaduría de Cristina Schiavi; en la microgalería habrá una instalación la de Ediciones Presente con curaduría de Noelia Rivero y en el patio proyectaremos la plataforma desde la que los invitados leerán fragmentos de libros que hayan elegido.

El 07/12 presentaremos la novela En tu día, que publicó este año la editorial Nebliplateada dirigida por María Gómez, porque creemos que la publicación en papel complementa el registro digital y procura otras dinámicas. En este sentido, la presentamos en la librería Patio Interno en City Bell, y fue una noche mágica, nos sentamos en una ronda, leímos algunos capítulos y luego abrimos el espacio para que el público contara que le había parecido. Entonces fue una conversación a partir del libro. Me gusta pensar la lectura compartida como una excusa, un capítulo dentro de una eterna conversación, que ya comenzó y continuará más allá o más acá de ciertas ideas afines, un espacio cara a cara abierto a las coincidencias. El objeto libro nuclea, crea un fogón.

El 21/12 presentamos autores jóvenes de Ediciones Presente, Victoria Alcala de La Pampa, Sebastián Muzzio y Misael Castillo de Santa Fe y estarán Sol Arrese y Lanfranco Ezpeleta, dos amigos artistas con quienes desarrollamos varios proyectos desde editorial, entre ellos Duraremos más que el tiempo, Disfraz, El 22, El vendedor de frutas, la casa y el barco.

Las tres acciones son oportunidades para conocer estos proyectos.

  • Podemos decir que sos una activista de la palabra. ¿Qué cosas te mantienen en la lucha diaria? ¿De qué forma interviene la acción poética en la realidad?

Qué linda expresión activista de la palabra. Me gusta, las palabras para mí son muy importantes, el hecho de nombrar es un acto heroico. Dar a conocer, no esconder, no callar, no ignorar, que no te den igual las cosas si están mal. El lenguaje como obra de arte, crea otros mundos posibles.

Las cosas que me mantienen en la lucha diaria son la sorpresa, la curiosidad,

las ganas de estar con otrxs, saber quiénes son, qué hacen, en qué punto nuestras vidas se unen. La acción poética sacude la realidad, es como una limpieza general, los muebles quedan patas para arriba, es la forma que encontré de amar el mundo, por ejemplo en las clases que doy, empiezo por el final, propongo realizar un libro, tener un motivo para comprometernos con lo que estemos estudiando, estar presentes, relacionar lo que leemos con lo que vivimos, qué queremos decir, qué deseamos decir, que tendríamos que decir, hay una cuestión estética y ética a la vez, son preguntas sobre los modos, las formas, el cómo llegamos a las cosas.

Me gusta denominar mi trabajo como una etnografía poética. Esta mirada atraviesa entre otros, los libros Baldío, Duraremos más que el tiempo, El vendedor de frutas, la casa y el barco, Literatura y maternidad, Sueños barriales. En breve saldrá Poética de los oficios, un libro que realizamos con la escritora Selva Dipasquale, que reúne mixtura y, a mi modo, potencia, voces que nunca había escuchado. Esa es la apuesta, ir a favor de lo que no conocemos, no en términos románticos sino políticos: escuchar, intercambiar, mezclar, que es una forma de entusiasmarnos.

1 Inauguracion Tamara Domenech2 Presentacion En tu día Tamara Domenech3 Lecturas Tamara Domenech

 

Entrevista por Melisa Papillo (Buenos Aires, 1984). Docente, poeta, librera y madre. Estudió Letras en la UBA y la Diplomatura en Literatura infantil y juvenil en la UNSAM.  Cocoordina y escribe en El Tresdé. Es fanática de las meriendas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: