#3poemas1poeta / Eugenia Christiani

Eugenia Christiani >>> nació el 5 de febrero de 1998 en Bahía Blanca. Actualmente reside en Buenos Aires y estudia en la Escuela de Música Popular de Avellaneda.
En 2017 organizó el evento multidisciplinario feminista “No queremos flores” en Casa Abierta, donde además dictó un taller de pintura.
En 2018 edita su primer poemario El Canto Mutaullido por Casa Dante Editora, y tiene editados los fanzines “cómo viene la mano en Buenos Aires” y “adolescencia” de propia producción.
Actualmente es parte del Taller Horizontal de Poesía y organiza el ciclo “La Letra Chica”.

 

Natural

Suave rumor de maleza:
hacé de mí el campo.
Necesito traducirme
por el silbido que pasa entre tu pecho y la hoja;
que me conozcas, por fin, natural.

Alguna magia
es la sombra que recorta
lo dado por sentado.
La dibujo.

Quiero pintar lo que digo,
sellarlo para siempre con un aliento dirigido al aire,
luego entremezclar
mis alternancias con el tiempo.
Recién después,
ser yo misma.

 

Yo me fui hacia mi muerte,
ya preparándome para separarme de mi ego.
Ego, mi ego mío,
desapegarme.

Recuerdo bien
el pasillo azul.
Un pasillo siempre tiene una sola dirección.

Recuerdo que había un pasillo.

 

Él y lo espeluznante
hacen de mí
una nueva forma
de contemplar las cosas por su talla.

Yo a él
le insisto en explicarme
el objetivo de conservar.

Buscaré una nueva forma de abrir al amor.
Se lo mostraré a cualquiera.

 

Me gusta cómo
se sujeta el pelo.

Y me gusta cómo
deja pasar las palabras por el filtro de sus manos,
que mientras habla no las dice,

porque permanece en su lugar de decir otras.
Y me gusta de sus manos,
que por ellas siempre siento un espacio

entre dedo y uña.
Y en el caso de que no lo haya notado,

siempre preferiré esto así.
Quizás sea a su sexo.

Quizás por otras cosas.
Por ejemplo, deben ser,
sólo las venas.

 

Tengo que
en esta sed
de sacar el cuerpo embembrado
satisfacer tan urgente desespero
para soltar el mío en libertad.

Quiero que siga jugando a los parques.

 

El poema siempre es extender el cuerpo,
el siempre levantar la palabra.

 

El mío,
cálido, vasija y hogar,
se ve afectado por los actuales climas.

Hacia los frondosos paisajes
he ido.

 

Sección coordinada por Melisa Papillo. (Buenos Aires, 1984). Docente, poeta, librera y madre. Estudió Letras en la UBA y la Diplomatura en Literatura infantil y juvenil en la UNSAM.  Cocoordina y escribe en El Tresdé. Es fanática de las meriendas.

Fotografía Gabriela Clara Pignataro Agnoli (Floresta, Buenos Aires, 1985) Es poeta, actriz y fotógrafa. Publicó varios libros de poesía. Su último poemario es Tundra, por Editorial Añosluz. Lleva adelante, con la directora de teatro Daniela Tuvo, el proyecto documental-audiovisual BORDER/IN, sobre procesos de migración forzada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: