Tres de febrero tras las PASO

Los resultados de las PASO sorprendieron a propios y ajenos. No por el orden de les candidates, sino por lo abultada de la diferencia y, en ciertos casos, el efecto de “irremontable” que transmiten los más de 15 puntos que Alberto Fernández le sacó a Mauricio Macri. En la provincia de Buenos Aires, sucede lo mismo ya que el candidato del Frente de TODOS Axel Kiccilof aventajó a María Eugenia Vidal por más de 17 puntos. Luego, vino la debacle económica autoinflingida por el gobierno nacional por la apertura indiscriminada de nuestro mercado financiero (lo que merece una nota aparte).

En Tres de febrero, los resultados fueron incluso más sorprendentes: Diego Valenzuela, el actual intendente PRO, que parecía tener todo en orden para convalidar su lugar, fue relegado al segundo puesto (34,58%) ante la sumatoria de votos del Frente de TODOS (46,38%), en la que Juan Debandi resultó cómodo ganador de una interna de 5 listas. El resto de los Frentes que lograron el caudal de votos para tener candidates en octubre son Consenso Federal, encabezado por el candidato Juan Pablo Zaragoza (6,86%); el FIT UNIDAD, candidateando a Facundo Pilarche (3,93%); y la candidata Eliza Camacho del FRENTE NOS (2,05%). Rápidamente, las lecturas de estos resultados dispararon una reestructuración de las campañas de cara a la primera vuelta.

Voto castigo

En diciembre de 2015, Diego Valenzuela asumía como intendente luego de imponerse en las elecciones de ese año. Alineado con la nueva gestión provincial y nacional, recibió un apoyo monetario importante que le permitió desarrollar trabajos de puesta en valor de plazas o el metrobus de la ruta 8, entre otras cosas. En los canales televisión se lo colocaba como un intendente encaminado a la reelección y se lo proyectó como una de las grandes referencias del gobierno en la provincia de cara al futuro.

Pero el resultado del domingo 11 de agosto dejó  ver la otra realidad en el distrito, mucho menos edulcorada de la que los medios masivos nos muestran. Es que la alineación de Valenzuela con Cambiemos no fue puntual ni restringida al marco municipal, sino que la intendencia obró durante estos 4 años en apoyo a la política económica y social de Mauricio Macri: se opuso a los amparos para frenar los tarifazos, no intervino en los despidos masivos y suspensiones en la industria metalúrgica y automotriz del distrito, no apareció en el cierre de Metalpar, ni con la crisis de PSA-Peugeot, no se inmutó ante los cierres de comercios en el municipio, mantuvo un presupuesto de miseria para combatir la violencia de género ($28 por mujer por año), mantuvo posiciones distantes a los familiares de Diego Cagliero que fue asesinado por la policía bonaerense en Martín Coronado en un caso de gatillo fácil y lo mismo hizo con la familia de Matteo Villica, asesinado en un robo en Loma Hermosa. Incluso formó parte de los escándalos del gobierno macrista cuando fue acusado de pagar sobreprecios por el ploteo de patrullas municipales a una empresa propiedad del ministro de transporte Guillermo Dietrich y, a días de las PASO, se derrumbó un edificio en construcción en Saenz Peña que había pasado su inspección en mayo.

Por otro lado, las listas del FRENTE DE TODOS realizaron el movimiento contrario. Luego de dos grandes derrotas (2015 y 2017), se presentaron a las PASO 5 listas, algo impensado hasta ahora. En una interna donde Valenzuela buscó intervenir caldeando el ánimo, se logró un excelente resultado porque se pudo demostrar pluralidad y coherencia, siendo una oposición dura a la gestión Cambiemos.

Así fue que Tres de febrero se volvió un municipio con dos realidades contrapuestas: mientras que el oficialismo desembolsaba grandes partidas presupuestarias en modificar la estética del municipio (es importante resaltar que las obras con cambios estructurales no fueron aprobadas por la actual gestión), la oposición se encargaba de denunciar constantemente los problemas de los habitantes del mismo. Lo que queda por dilucidar en octubre es la razón de la caída en desgracia de Valenzuela ¿Se trata de un voto en rechazo al presidente Mauricio Macri o un voto en rechazo al intendente por ser parte importante del mismo gobierno?

Aprender de la derrota

Con los resultados puestos, Diego Valenzuela arrancó una campaña prácticamente desde el día cero. Emitió un comunicado donde afirmaba comprender y hacerse cargo del voto de les vecines de Tres de febrero. Pero la autocrítica no fue a la complicidad política con los tarifazos o el freno a la actividad productiva, sino que simplemente salió a despegarse de Macri. Con un foco exclusivo en el municipio y con volantes con unas sugestivas tijeras, salió al ruedo a desmarcarse del presidente y de la gobernadora Vidal. Queda por ver si llegará al nivel de Jaime Méndez de San Miguel, quien entregó boletas cortadas con los candidatos nacionales de TODOS.

Ahora su eje es “no volver al pasado” apostando a que les ciudadanes se olviden de que este presente nos muestra que el conurbano bonaerense es de los principales afectados por la ola de despidos y los tarifazos del macrismo. La autocrítica que hizo es netamente a la campaña de agosto, no a su pertenencia política ni al modelo neoliberal que defendió y defiende aún. O sea, es una autocrítica electoralista sobre la que hace mella la frase “Valenzuela es Macri” que resuena en las redes impulsada por la oposición.

Unidos o dominados

Desde el frente de TODOS no se tardó en recoger el guante y les candidates que fueron dividides en agosto, ya tienen foto de unidad para octubre. El actual diputado provincial Juan Debandi cosechó una mayoría del apoyo por lo que será su lista la que represente al frente encabezado por los Fernández.

A diferencia de la boleta presidencial y de gobernación de Juntos por el Cambio, Debandi cuenta con un impulso positivo en todo el municipio a las figuras nacionales y provinciales del frente. Es por esta razón que el ataque de Valenzuela no es ni a su figura y ni a las figuras nacionales, sino al pasado del municipio (al que vincula). En cambio, les referentes de la lista de TODOS plantean como un rasgo fuerte su pluralidad y diversidad, pudiendo expresar un abanico importante de las fuerzas políticas y sociales que conformaron el frente a nivel nacional.

 

Texto: Pablo Diz. Laburante y militante político de la Plataforma por una Nueva Mayoría en el Frente Patria Grande.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: