El Flamenco, patrimonio cultural de la humanidad – Tangos

Tendría unos 12 o 13 años cuando sucedió lo que les contaré, no recuerdo bien. Empecé a tocar la guitarra a los 8 y a los 11 ya lo hacía aceptablemente como para acompañarme al cantar. Mis viejos hicieron el esfuerzo y me regalaron una guitarra de buena calidad y, claro, ante cualquier reunión familiar, me insistían para que cantara algunos temas folclóricos que mi profesor me enseñaba.

Entre los asistentes a esas reuniones estaba mi tía Nelly; en realidad, mi “tía segunda”, ya que era hermana de mi abuela materna. Ella junto a su compañero Héctor solían asistir frecuentemente a espectáculos musicales de diversos géneros.

Fue ella quien, al advertir mi inclinación hacia la música, me invitó a acompañarlos a una cena show y aquí retomo lo que quería contarles: allí el protagonismo principal lo tuvo el Flamenco. Si bien tenía algún conocimiento sobre la existencia de este arte mágico nunca, hasta ese momento, lo había experimentado tan de cerca.

Asombrado, extasiado, boquiabierto, enamorado… así quedé. No quería que se terminara nunca.

El Flamenco es producto de una mezcla cultural variada y antigua desarrollada fundamentalmente en la zona sur de España, bautizada por los pueblos vándalos con el nombre de Vandalucía, hoy Andalucía. Es, en mi opinión, una música extremadamente compleja que requiere de un virtuosismo cercano a la perfección a la hora de ejecutarla.

La guitarra es la estrella pues todo se desarrolla a partir de sus cuerdas; sin embargo, no se quedan detrás el cante y el baile acompañados por las palmas y los taconeos. Con el correr de los años se han incorporado otros instrumentos a la base musical tradicional como la flauta travesera, el contrabajo, el bajo eléctrico, el cajón flamenco derivado del cajón peruano, etc.

Por otra parte, la fusión con otros géneros como el jazz o el folclore celta tradicional enriquecen constantemente esta expresión maravillosa de la música andaluza.

Existen diversas variantes del Flamenco según la ciudad o región originaria y la estructura compositiva: los palos flamencos. En esta oportunidad nos introduciremos en uno de los que más me gustan, los tangos.

Innumerables son los cultores e intérpretes del arte flamenco, tanto históricos como actuales. Les dejo sólo algunos ejemplos de este virtuosismo absoluto. Disfruten:

Pepe Habichuela: Subí La Cuesta

Paco de Lucía: Cositas buenas

Estrella Morente: Tangos de Pepico

Vicente Amigo Girol: Tangos del Arco Bajo

Daniel Casares: Sureño

Texto por Fabián Pagani. Es porteño e hincha del Rojo. Trabaja como profesor de Historia en la escuela secundaria. Estudia Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de San Martín. Músico de nacimiento y bien nacional y popular.

Fotografía extraída de Blog de Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: