La culpa del mundo, el ritmo de la paciencia

Cuando un disco nuevo se proyecta al mundo sus hacedorxs están felices y también lo estamos aquellxs que disfrutamos de la música, de las letras, de escuchar unos temas viajando en tren. Los marcos nuevos para encuadrar un recorrido por la ciudad, kilómetros de ruta o, acaso, trabajos manuales son bienvenidos porque no solamente traen otra perspectiva musical, sino que también crean lecturas de realidades: salgo de casa, me enchufo a los auriculares, la música suena y ya estoy en un video clip. Sé que no soy la única que lo imagina. Me interesan esos videos, qué tan diferente puede ser el tuyo del mío, con la misma canción de fondo. Qué estás mirando en la calle, cómo te estás mirando a vos mismx en la calle.

Sucede que La culpa del mundo, quinteto formado en 2017 en el oeste del conurbano bonaerense y que está presentando su primer disco homónimo, tiene una canción que dice:

“Quiero que caigas rayo
y me partas a la mitad.
En los esteros luz de luna y
flashes con olor a cuerpo.
Quiero que caigan todos,
quiero que caiga todo.”

Y como la escuché varias veces, tengo varios videos en mente. En algunos, quiero que me parta un rayo de la bronca, que me destruya por algún despiste que me cobró el día. En otros, quiero que el rayo me parta a la mitad para no ver más a lxs cínicxs, a lxs cómplices de asesinatos. Algunas veces quiero que nos extingamos como especie, todxs. Porque un día oscuro lo tiene cualquiera. Y otras veces, ese video es lo más luminoso del mundo porque la cruz del sur finalmente brilla para nosotrxs. Por más que la desazón me haya tomado en algunas creaciones mentales, estuvo presente sin duda el latido del día, la intensidad que permite seguir creyendo o seguir pateando, sensaciones que transmiten cada una de las seis piezas que componen el disco. La culpa del mundo define a sus seis temas como modos de transitar la incomodidad:

– comernos las cosas del suelo
– ser unx esclavo del sistema
– regresar a un lugar que se inundó
– ver la cruz del sur en tu mirada
– no saber si la verdad es imprescindible
– las capitales sin pueblo

Para seguir transitando la incomodidad, la banda nos deja abierta la invitación al disco que puede escucharse en Bandcamp y Spotify. La culpa del mundo se estará presentando en Morón, en Detroit Club, como banda invitada de Acorazado Potemkin, el domingo 7 de julio a las 22 hs para sonar “lo mejor que podemos”, tal como dicen ellos.

 

Integran La culpa del mundo:

Agustín Funes (guitarra y coros)
Damián Lamanna Guiñazú (guitarra y coros)
Luis Puppo (bajo y voz)
Agustín Trezza (batería)
Jorge Valenzuela (guitarra)

Imagen: tapa del disco La culpa del mundo. Diseño: Lucila Mar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: