Todos los días

El 25 de marzo de 1977, unas horas después de distribuir clandestinamente su carta abierta a la junta militar, el escritor y periodista Rodolfo Walsh fue acribillado a balazos en una esquina del barrio porteño de San Cristóbal. En esa carta, Walsh fundamentaba con elocuencia todas las atrocidades que el régimen había llevado a cabo desde que asaltara el gobierno un año antes.

Para quien no sabe de él, para quien no lo conoce, para quien no lo leyó, hay que decir que Rodolfo Walsh fue un combatiente de la palabra que cargaba su arma con argumentos y disparaba con verdades. Desde que él cayera asesinado, el periodismo de este país anda deambulando como una embarcación errante entre tempestades de ambición y de cinismo. Hoy en día, sus obras Operación Masacre y ¿Quién mató a Rosendo? son ineludibles a la hora de pensar y de enseñar cómo debe ser el rol de un comunicador.

Los caminos que Walsh y los escribas a sueldo de los gigantescos medios de comunicación de nuestros días recorren son diametralmente opuestos. Para Walsh, los hechos constituían un sendero a desandar para llegar al verdadero meollo del asunto: evidenciar los hilos del poder que estaban detrás de los sucesos. Hoy, el periodismo que aturde las pantallas y rellena toneladas de papel prensa se dedica justamente a lo contrario: magnifica los acontecimientos, los enreda, los satura, los olvida para –de esa forma– resguardar y proteger los oscuros intereses que los generan.

Ellos, los mercenarios a sueldo de la palabra y la información, se pasean de la mano de la impunidad en cada jornada. Reciben premios a sus investigaciones ya diseñadas. Son aplaudidos por los mismos libretistas que escriben sus guiones. Se suman a un banquete que tiene muchos platos y pocos comensales. Ellos, los editorialistas mimados del poder, lo vuelven a acribillar a Rodolfo Walsh todos los días.

 

Texto: Adriano Prandi. Creció en el conurbano bonaerense. Estudió Historia y se desempeña como profesor y músico-terapeuta. Entre 2006 y 2015 realizó un viaje por América Latina, publicando artículos periodísticos en diversos medios alternativos sobre la actualidad política y socioeconómica del continente. Ha publicado artículos periodísticos, históricos y fotorreportajes en medios mexicanos, ecuatorianos, nicaragüenses, bolivianos y europeos. Se dedica a escribir columnas radiales e incursionar en géneros narrativos como el cuento y la novela. Colabora en publicaciones de reflexión sobre educación y políticas socio-educativas en la ciudad de Luján, donde actualmente reside.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: