El mundial de la revolución

Después de 12 años, Argentina vuelve a la máxima cita del fútbol femenino mundial. El debut de hoy contra la selección de Japón, una de las mayores potencias del fútbol de mujeres, no será solamente el regreso de Argentina a un Mundial luego de las ausencias en Alemania y Canadá; y la posibilidad de ganar por primera vez un partido en una Copa del Mundo, desde que la FIFA las empezó a organizar allá por 1991. Será también el Mundial más visto en todo el mundo y el que empiece a visibilizar a las futbolistas como se merecen y como no ha sucedido a lo largo de toda la historia. Porque está claro que el fútbol femenino no empezó con la FIFA en 1991, hay registros que muestran que las futbolistas juegan a la pelota desde hace al menos un siglo. Ellas siempre jugaron, pero recién ahora la televisión empieza a mostrarlas y los diarios cuentan las historias de las que lo hicieron a lo largo de todos estos años.

Antes de que la FIFA metiera la mano, se jugaron otros mundiales; el primero en el que participó una selección argentina fue en México en 1971. Allí, las representantes argentinas jugaron en el estadio Azteca colmado, frente a más de 100 mil personas, donde vencieron a Inglaterra por 4 a 1, el 21 de agosto de ese año, fecha en que este año será celebrado oficialmente el Día Nacional de la Futbolista. La creciente visibilización de estas historias ha permitido que las jóvenes que empiezan a jugar al fútbol hoy, tengan la posibilidad de soñar su camino reflejándose en sus ídolas. La actual es la primera generación de jugadoras que tiene referentes mujeres. Y ellas siempre habían estado ahí, pero nadie les dio voz, nadie habló de sus gambetas, sus patadas y sus goles.

bonsegundo5467446507963443101.jpg

A Francia viajaron siete de las jugadoras que integraron el seleccionado argentino que participó de ese primer mundial. El reconocimiento les permitió que las invitaran a presenciar el campeonato y que las jugadoras actuales tengan a sus referentes cerca, dándoles el aliento que ellas no pudieron tener cuando les tocó competir.

Este año de Mundial parece ser el punto de encuentro entre ese pasado que empieza a visibilizarse, el presente de lucha de las jugadoras de la selección que batallaron contra todos los olvidos de la Asociación del Fútbol Argentino para llegar adonde están, y el futuro que empieza a sembrarse sobre la reciente profesionalización parcial del fútbol femenino en la Argentina.

Potassa 1

Más allá de los difíciles rivales que tendrá que enfrentar Argentina en este mundial, la selección tiene con qué esperanzarse. Una camada de jóvenes jugadoras que triunfan en el exterior, junto a varias campeonas nacionales y algunas que estuvieron en la Copa del Mundo de China en 2007, prometen dar batalla dentro y fuera del campo para que el fútbol de mujeres argentino siga creciendo. Pero más allá del puesto en el que se ubiquen en esta Copa, nosotrxs ya las sabemos heroicas.

Texto: Federico Frau Barros. Periodista, escribe en el diario Perfil, en las revistas Tercer Cordón y Líbero, y es corresponsal en Argentina del periódico chileno El Ciudadano. Actualmente da clases de periodismo gráfico en la Escuela Municipal de Arte y Comunicación de Tres de Febrero.

Fotografías: AFA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: