Sergei Rachmaninoff: el último de los románticos

Mis abuelos maternos vivían en el barrio de Parque Chacabuco, a pocas cuadras del límite con Nueva Pompeya. Una casa tipo “chorizo”, con un largo pasillo de entrada. Patio, comedor, cocina y un par de dormitorios.

Mi lugar favorito, el comedor. Amplio, con sillones, cálido piso de madera, cielorraso alto…y el piano y mi tío Raúl, el pianista, mi segundo papá. Ya les comenté algo sobre él cuando evocamos a Astor Piazzolla.

Hay tres situaciones de mi infancia que jamás olvidaré: cuando él me alzaba y revoleaba por el aire (lo llamaba el “tirar para arriba”), ver los dibujitos animados del Gato Félix los sábados por la mañana, desayunando juntos y escucharlo tocar el piano en el comedor.

Cierto día, pasó a buscarme por el colegio y, en el camino de regreso, le pedí que, al llegar, tocase en el piano esa música que decía tan tan, tan tan tan taaaaannnnn… Instantáneamente, me sonrió y, asombrado, me preguntó: “¿Ésa te gusta? Es de Rachmaninoff.” Obviamente, no registré ese apellido, pero la melodía de verdad me hacía emocionar y, sin pensarlo, me descubría repasándola en mi memoria de 7 años.

Gracias, tío Raúl por, entre otros autores, presentarme a Sergei Rachmaninoff, compositor y pianista del llamado Romanticismo tardío que en octubre de 1901 presentó su Concierto para piano y orquesta en do menor nº 2 Op. 18.

El siglo XIX fue testigo de la ruptura de estructuras clásicas a nivel político y social de gran trascendencia. Esta efervescencia tuvo su correlato en las artes y la música no fue la excepción. Ver más

Sinfonías, óperas, preludios, rapsodias y conciertos enriquecen la prolífica obra de este compositor, director de orquesta y eximio pianista, quien afirmó: “La música debe expresar el país de nacimiento del compositor, sus amores, su religiosidad, los libros que han influido en él, las pinturas que ama; debe de ser la suma de sus experiencias. La música brota sólo del corazón y al corazón se dirige; la música es amor. Su hermana es la poesía y su madre, el sufrimiento”.

Concierto para piano y orquesta en do menor nº 2 Op. 18 de Sergei Rachmaninoff.

Podés escucharlos en Spotify:

Primer movimiento

Segundo movimiento

Tercer movimiento

Y en Youtube:

 

 

Coordina: Fabián Pagani. Es porteño e hincha del Rojo. Trabaja como profesor de Historia en la escuela secundaria. Estudia Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de San Martín. Músico de nacimiento y bien nacional y popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: