¡Hasta que sea ley!

A casi 14 años de existencia de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, se presentará por octava vez un nuevo proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso.

El mismo contiene algunas modificaciones en relación al presentado un año atrás en la Cámara de Diputades, que, por cierto, fue la primera vez que se logró que se debatiera en el Congreso. Las modificaciones que se presentan son el resultado de varios meses de trabajo de una comisión redactora intergeneracional conformada por compañeras de diferentes disciplinas. Expresa también la discusión de las diversas voces que conforman la Campaña a lo largo y a lo ancho del país, como ejercicio de la participación democrática. El Proyecto fue aprobado hace unas semanas en la plenaria nacional de la Campaña, realizada en la Universidad Nacional de Córdoba, a la que concurrieron 190 representantes de todas las provincias.

La propuesta contiene la despenalización y la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 y, más allá de ese plazo, cuando corre riesgo la vida o la salud de la mujer, y en los casos de violación. De esta forma, establece un sistema mixto de plazos y causales, donde las mujeres y otras identidades con capacidad de gestar tendrán derecho a acceder a la interrupción del embarazo de manera voluntaria hasta la semana 14, en caso de violación o si corre riesgo su vida o su salud, entendida como la define la Organización Mundial de la Salud: “el estado de completo bienestar físico, mental y social”. La incorporación del concepto de salud es fundamental para evitar reinterpretaciones del término, en las cuales se entienda a la salud solo como lo corporal o como la ausencia de enfermedad física, y no como un concepto integral, donde se valore la afectación de la salud mental y social de las mujeres y personas con capacidad de gestar.

Otro de los conceptos que incorpora el proyecto es el de Derechos protegidos, que garantiza a toda mujer o persona gestante, sin distinción de nacionalidad, origen, condición de tránsito y/o status de residencia/ciudadanía, todos los derechos reconocidos en la Constitución Nacional y los Tratados de Derechos Humanos ratificados por la República Argentina. En especial, los derechos sexuales y reproductivos, a la dignidad, la vida, la autonomía, la salud, la educación, la integridad, la diversidad corporal, la identidad de género, la diversidad étnico cultural, la intimidad, la igualdad real de oportunidades, la no discriminación y el derecho a una vida libre de violencias. Estos derechos se deben garantizar en el sistema de salud, público, privado y de obras sociales y la práctica de la interrupción del embarazo se debería garantizar dentro de los cinco días de requerida.

Se incorpora la propuesta de asesorías para las personas que soliciten un aborto. En ellas, deberán recibir información objetiva y precisa sobre la práctica, y además se les tendrá que ofrecer anticoncepción. También, hay un capítulo especial sobre la Educación Sexual Integral, destacando la responsabilidad de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, para aplicarla y garantizarla.

IMG_0661

Desde 1921, el aborto está parcialmente despenalizado en Argentina mediante el régimen de causales y constituye un derecho de las mujeres según la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo “F.A.L.” del 2012. El acceso a la interrupción legal del embarazo actualmente sigue encontrando barreras y es muy desigual entre provincias, ya que en algunas aún no cuentan con protocolos. Otra de las incorporaciones es la modificación del Código Penal, que fue uno de los puntos aprendidos como resultado del debate en la Cámara de Diputades.

Actualmente, observamos numerosas situaciones donde el aborto está permitido por causales y, sin embargo, se presentan obstáculos burocráticos o institucionales, como fue con la niña de 11 años embarazada producto de una violación en Tucumán, donde avasallaron sistemáticamente sus derechos, queriéndola obligar a una maternidad forzada. Son numerosos los ejemplos que podríamos nombrar de estas últimas semanas en diferentes puntos del país, y también son numerosas las situaciones que desconocemos. Por esto, es necesario que sea ley, para garantizar el derecho a la salud y para respetar la autodeterminación reproductiva, con un sistema de salud que acompañe y garantice derechos.

Hasta que sea ley, ¡presentando proyectos!

Hasta que sea ley, ¡en campaña!

Hasta que sea ley, ¡creciendo la marea verde!

 

Texto: Gisela Stablun. Médica feminista. Integrante de la Red de profesionales de salud por el derecho a decidir y de la colectiva feminista Mala Junta.

Fotografías: Florencia Murno. Nací en 1978. Soy diseñadora de imagen y sonido y fotógrafa especializada en Fine Art Photography. Hace más de 20 años me dedico al documentalismo y a la docencia. Fundadora del estudio @murnovilla. ¡Mujer, madre y feminista!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: