En tercera persona del plural

Cuando el presidente contestó a un periodista/simpatizante cordobés “Tienen que aguantar”, sintió inmediatamente la crudeza de su afirmación, percibió la distancia que ponía entre él y su equipo respecto de la población que padece la crisis. Acto seguido,  intentó corregirse, no sin morder una vez más la banquina de la retórica con un “que tienen, que tenemos que juntos tirar de este carro”.

Silencio de radio, silencio incómodo ante la pobreza intelectual y argumental del primer mandatario. Silencio ante la evidente visualización de los hilos de la marioneta, ante la revelación de un guión mal actuado, cual músico comercial que, haciendo playback, se olvida por un segundo de gesticular y revela el artificio.

Lo traicionó el inconsciente diría un psicólogo. “Tienen que aguantar”, en tercera persona; nos dijo a nosotrxs que tenemos que aguantar. Y es toda una declaración de principios de clase, de que hay una clase que no tiene nada que aguantar porque está salvada y el resto, ustedes, en tercera persona del plural “t i e n e n  q u e  a g u a n t a r”. Una frase, un sincericidio.

Durante toda la charla, periodista y presidente lucharon contra la gramática, hablando de “ellos”, de “la gente común”, para corregirse automáticamente e incluirse en la enunciación. Verdaderos pasos de involuntaria comedia. Es que aquello que no nace orgánicamente, cuesta trabajo y tropieza con la verdad, tarde o temprano.

¿Cómo justificar lo injustificable? ¿Cómo justificar que una minoría a la que pertenecen se favorezca del sufrimiento de las mayorías? El imposible ejercicio que plantea la comunicación presidencial, que debemos observa sin subestimación, ya que contra todos los pronósticos, logró convencer multitudes en 2015 y 2017.

La amable entrevista no pudo evitar que este nuevo “fallido” de Mauricio Macri sea el titular periodístico del día, que de los 25 minutos de diálogo radial, rayanos a la obsecuencia y el oficialismo explícito, queden frases sueltas que no favorecen al presidente. No se puede tapar el sol con la mano, dirá la sabiduría popular, e intentarlo es soberbia e ignorancia al unísono.

Texto: Diego Eiras.Comunicador en Memoria de Elefante (Miércoles 22 hs- Fm En Tránsito) y en Imaginación es Poder (Lunes a Viernes – 14:00 a 16:00 hs – Fm En Tránsito 93.9).

Imagen: Nicolás Stulberg para Infobae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: