Fútbol femenino: un partido de más de 90′

Este texto empieza con un número: 60739. Esa fue la cantidad de espectadores el domingo 17 de marzo en el estadio Wanda Metropolitano para ver el partido que el Barcelona le ganó al local Atlético de Madrid. Este estadio moderno y nuevo si los hay, tiene capacidad para 67829 personas, es decir, que estaba casi lleno. Sería natural siendo un encuentro catalogado como uno de los clásicos del fútbol español y uno de los más importantes de la actualidad deportiva, con un detalle: era fútbol femenino. ¿Cómo, las mujeres pueden jugar al fútbol?

futbol_13
Torneo de fútbol transfeminista, autogestivo y anticapitalista: El Potrero.

El auge de la rama femenina, en un deporte históricamente masculino y socialmente machista, es un huracán de aire fresco a una disciplina que pide cambios a gritos, más allá del torneo mundial que se jugará en Francia o de las intenciones de la FIFA de aumentar la cantidad de países que disputen la copa de selecciones en Qatar, o de agrandar el mundial de clubes en pos del negocio.

Incluso a nivel local, el Presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, anunció hace pocas semanas la profesionalización del fútbol femenino, un reclamo que las mujeres futbolistas pedían hacía años, pero que recién hace pocos meses tuvieron los medios necesarios (léase medios como eso: canales comunicacionales que les dieran voz) para lograr su objetivo. Actualmente, la Liga de Fútbol Femenino cuenta con dieciséis equipos divididos en dos zonas de ocho y la intención es que, en una primera etapa, al menos ocho jugadoras de cada plantilla tengan contratos profesionales. “Dijimos que somos la gestión de la igualdad de género. Queremos hacer un fútbol mejor, comprometidos a realizar y a lograr”, explicó Tapia hace poco.

futbol_64
Torneo de fútbol transfeminista, autogestivo y anticapitalista: El Potrero.

Hace unos meses, fue noticia que Macarena Sánchez, hoy ex delantera de UAI Urquiza, fue desvinculada del club en enero, sin tener la posibilidad de ser contratada por otro club y denunció que la institución ejercía “mecanismos fraudulentos” para contratar jugadoras. Es solo una denuncia dentro de muchos casos, pero gracias a su declaración se convirtió en una de las abanderadas del movimiento. Básicamente, lo que el colectivo de jugadoras demandaba es lo que se pide, entre otras cosas, como en cualquier marcha de mujeres que excede al ámbito deportivo: la igualdad de derechos. Un sueldo a la par de los hombres, que haya un mercado televisivo y de público que dé posibilidades de presenciar sus partidos, sindicalización y convenio colectivo de trabajo, y una organización general a nivel mundial y sudamericano. Hoy son muchos los equipos que tienen que programar sus entrenamientos en horarios nocturnos, luego de las jornadas laborales, ya que, además de jugar, tienen que trabajar. O sea, no es una actividad exclusiva, ni está cerca de poder serlo. Hoy, acá.

El furor por el fútbol femenino es tal que, en España, una niña de ocho años llamada Nuria Cebrián Bernabé le pidió a la empresa de figuritas Panini que incluyera entre sus productos un álbum con las fotos de las jugadoras del Levante. La compañía, sin embargo, aún no respondió su pedido.

futbol_44
Torneo de fútbol transfeminista, autogestivo y anticapitalista: El Potrero.

Quiero cerrar esta nota como la empecé, con un número. Leo Messi, nuestro Messi, el mejor jugador hombre del planeta, facturará por todo el 2019 la no despreciable cifra de 129,6 millones de euros. Ada Hegerberg, la primera mujer en levantar el Balón de Oro en la historia, cobrará (“solamente”) 400,000 por su contrato con el Lyon. Ustedes harán la cuenta.

Está claro que a las mujeres les falta mucho camino y mucha lucha, sobretodo en este ámbito. Pero la pregunta inicial de si las mujeres pueden jugar al fútbol, tiene una respuesta es sencilla: claro que pueden, claro que deben y, ojalá, que cada vez haya más.

 

Texto: Federico Nadersohn. Tiene 35 años y hace 10 que trabaja de periodista en noticieros y fue columnista de actualidad en varios medios de comunicación.

Fotografías: Yanina Ávila. Nació en septiembre del ’81 en La Plata. Realizó sus estudios en fotoperiodismo en ARGRA Escuela y la Diplomatura en Investigación y Producción fotográfica documental en la UBA. Actualmente, se desempeña como fotógrafa freelance y forma parte del colectivo fotográfico Otra Óptica – Foto Informes.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: