Astor Piazzolla: tango o no tango ¿esa es la cuestión?

maxresdefaultSi mi papá viviera hoy, andaría por los 87. Tanguero “viejo”, ortodoxo. Gran bailarín. Lo recuerdo escuchando discos de Julio Sosa, Alberto Morán y Roberto Rufino. Su fanatismo furioso lo canalizaba hacia el Polaco Goyeneche.

Mi tío, el hermano de mi mamá, anda por los 77. Pianista excelso y gran ajedrecista. En casa de mi abuela, mientras jugaba en el patio, se escuchaban melodías de Bach, Beethoven, Chopin, Rajmáninov; y también de Pugliese, Mores y Salgan. De vez en cuando, algo de jazz o rock. En 1965, formó parte de la Orquesta Típica de Mario Demarco, tango de la vieja guardia.

Roberto, mi viejo, detestaba a Piazzolla: “eso no es tango”, decía con desdén; Raúl, mi tío, lo amaba: “es un genio”, le retrucaba. Se respetaban mucho, pero en ese tema nunca hubo acuerdo. Y sólo los separaba una generación.

Una antinomia más en el país de las antinomias: la música de Piazzolla, ¿es tango o no?

Este tipo de encontronazos se suceden generalmente cuando aparecen personalidades que se animan a dar un paso de quiebre en el statu quo existente y eso efectivamente es lo que sucedió con Astor Piazzolla.

Su raíz tanguera tradicional es indudable y puede apreciarse desde sus primeras composiciones. A partir de esa base, generó una revolución musical fusionando el tango con la música clásica y el jazz, fundamentalmente, llevada a la práctica a través de diversas formaciones: quinteto, octeto, orquesta de cámara, etc.

“Cuando Piazzolla vuelve a la Argentina (1955) continúa con la orquesta de cuerdas y además forma un conjunto, el Octeto Buenos Aires, que es el inicio de la era del tango contemporáneo. Con una formación de dos bandoneones, dos violines, contrabajo, cello, piano y guitarra eléctrica, produce innovaciones compositivas e interpretativas que van produciendo una ruptura con el tango tradicional, profundiza un criterio camarístico que se independiza del modelo clásico de la orquesta típica y donde no tienen lugar el cantor y el bailarín. Comienza su revolución solitaria y a ganarse la eterna enemistad de los tangueros ortodoxos, despertando en su contra las más impiadosas críticas.” (ver: Astor Piazzolla: Cronología de una revolución)

Lxs invito a conocer o quizás a redescubrir y, en ambos casos, a disfrutar la música de Astor Piazzolla, dejando de lado la polémica y nuestra natural inclinación a etiquetar. Su testimonio es inmenso y ha sido tomado por músicxs de todo el mundo.

Un revolucionario musical. Eso es Astor Piazzolla.

El Desbande

En Spotify 

 

Tres minutos con la realidad

En Spotify

 

Zita

En Spotify

Cite tango

En Spotify

 

Verano Porteño

En Spotify

 

Primavera Porteña

En Spotify

 

Oblivion

En Spotify

 

Adiós Nonino

En Spotify

 

Libertango

En Spotify

 

Años de soledad

En Spotify

 

Bonus track: trailer de la película “Piazzolla: Los años del tiburón”.

 

Texto y selección de música: Fabián Pagani. Es porteño e hincha del Rojo. Trabaja como profesor de Historia en la escuela secundaria. Estudia Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de San Martín. Músico de nacimiento y bien nacional y popular.

Imagen: tomada de Ancha es mi casa.

2 comentarios sobre “Astor Piazzolla: tango o no tango ¿esa es la cuestión?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: