60 años de Arte y Vida

Apertura de Artes visuales y letras

El fin de semana del 7, 8 y 9 de diciembre, Arte y Vida cumple 60 años y los festejamos con tres días de actividades culturales libres y gratuitas.

¿Arte y Vida? ¿60 años? ¿Qué es eso? ¿Tanto tiempo en mi barrio y no me enteré?
Sí, para muchxs Arte y Vida es un espacio que ha pasado desapercibido u oculto en la vorágine y la cotidianidad de lxs habitantes de nuestro partido. Pero también ha sido un espacio de quiebre, importantísimo, de participación y de encuentro para muchxs otrxs.

Este año cumplimos 60 y queremos que se enteren todxs que estamos acá, que transitamos una historia, que resistimos a todos los gobiernos, las dictaduras, las crisis. Que por aquí han pasado muchísimas personas, artistas,  que han compartido sus vidas y dado su tiempo y esfuerzo para sostener este espacio. Son 60 años de trabajo con una misma constante, pero mirada con diferentes ojos y trabajada con diferentes manos. Nosotrxs, todxs sus socixs, lxs que participamos en la actualidad y lxs que fueron parte en algún momento, hacemos y somos Arte y Vida.

Apertura de Artes visuales y letras(2)

Hacer Arte y Vida es generar un espacio de encuentro, ser parte de un brazo multiplicador en el cual todos sus componentes son necesarios, pero ninguno indispensable. Nos mueve la necesidad de contagiar aquello que nos convoca, aquello en lo que creemos fielmente: el arte como herramienta de transformación social, y contagiar no solo esa idea, sino la forma en la que la llevamos a cabo. Entendemos el arte como un derecho y una necesidad. En Arte y Vida comprendemos que excede la cuestión de la espectacularidad y que todxs podemos ser artistas. Trabajamos para acercar al barrio propuestas culturales, talleres, eventos y seminarios, pero también nos formamos para ser el espacio con el que cuenten nuestrxs artistas del barrio, donde se sientan valoradxs y queridxs, donde el arte sea respetado y tomado en serio.

Trabajamos de forma horizontal y colectiva, con una comisión directiva que es elegida una vez cada dos años en la asamblea de socios (el órgano más importante de toma de decisiones) y, a su vez, subgrupos de trabajo que llamamos subcomisiones, que se ocupan de diversas áreas de trabajo dentro de la institución: eventos musicales, eventos teatrales, eventos visuales y de letras, prensa y difusión, talleres y conexiones con otros espacios culturales. El intercambio que se genera hace que todxs lxs que trabajamos acá e incluso lxs artistas que pasan por el espacio, desarrollemos un sentimiento de pertenencia, de descubrimiento de poder ser y hacer. Ser parte de Arte y Vida es empoderarse. La combinación de acción y reflexión en base al diálogo y la pluralidad de voces.

Coro

Con 60 años, nos damos el lujo de mirar para atrás, de seguir pensando para adelante, pero, más que nada, este año queremos recordar. Existen muchas diferencias en los recuerdos. Sin embargo, los lugares como éste son una resistencia al tiempo. No sólo porque de alguna manera se conserva la memoria colectiva, sino, además, porque estos espacios trascienden a las imposiciones de cada época.  Entonces, para recordar es imprescindible contextualizar.

Unos años antes y durante la década del 60, mientras los que se autodenominaron grandes países comenzaban una Guerra Fría y mientras peleaban por ver quién llegaba primero a la luna o quiénes de ellos cometían las peores monstruosidades en el mundo, se comenzó también a percibir la ola feminista y una revolución cultural cuyo mayor exponente fue el Mayo Francés. En Ciudad Jardín, un grupo de vecinxs se propuso formar un coro. Tal vez para interponerse a las crueldades del sistema cantando frente al mundo. Fue Edgar Ruffo el fundador del coro polifónico de TeCEP, quien bajo el lema de Unamuno “No vendo pan, sino levadura” acercó el arte a quienes estaban dispuestxs a formar parte de una resistencia a la realidad. Brindó la certeza de que la acción artística es inherente a las personas. Tanto realizando una construcción artística, como siendo parte de ella en el papel de espectador, artistas podíamos ser  todxs. Y para quienes estamos convencidxs de que el arte es una herramienta de transformación social, no es inocente la premisa de alentarnos y alentar a lxs otrxs a la creación artística.

Cumple Cachimba La ModorraCumple Cachimba La Modorra(1)

Prontamente, ese grupo de vecinxs que se animaba y divertía empezó a crecer. A crecer de tal manera que, en los festejos del décimo aniversario de Teatro Carpa, el coro de niñxs, jóvenes y adultxs, se reunió y eran cientos celebrando en las calles de Ciudad Jardín.  En forma mensual y en la casa de algún vecinx, se realizaba la Revista Oral, que era el espacio de encuentro y debate por excelencia, no sólo para lxs socixs adultxs o jóvenes, sino también para los niñxs que iban con sus padres. Por lo tanto, también esa generación venidera se formó dentro del contexto del trabajo comunitario.  Enio Iommi y Cristina Campos rebosaban de arte las plazas de Ciudad Jardín con sus Mingas de Cultura; Iommi donó una de sus obras que fue la fuente de inspiración para la creación del logotipo que en la actualidad tiene Arte y Vida

En el mundo, seguían pasando cosas. Estados Unidos perdía Vietnam. De golpe, lxs malxs se llamaban comunistas y lxs buenxs, patriotas. América Latina se veía envuelta en la cruenta dictadura cívico militar. En 1977, el Teatro Carpa de El Palomar debió cambiar su nombre y, a partir de ahí, comenzó a llamarse Arte y Vida, palabras que algunxs nefastxs no comprendieron realmente, dado que Arte y Vida son palabras nada inocentes. La finalidad era lograr la continuidad del proyecto que se había comenzado a idear casi 20 años antes.  Fue así como las ideas y los sueños de Edgar Ruffo y quienes lo acompañaban seguían sosteniéndose en pie.

Para redondear la historia del lugar, en los ´80 con el apogeo de la democracia y habiendo sobrevivido al padre Reina (entre otrxs), después de llorar a lxs pibes de Malvinas y más o menos cuando tímidamente comenzamos a gritar Nunca Más, Arte y Vida consiguió local propio: ya no tenía que ser itinerante, ni alquilar espacio ¿qué habrá sido de la carpa que algunxs dicen no se usó nunca o casi nunca?

Ciclo de Cine en el patio

Lxs socixs se vieron enfrentados a nuevos avatares: los años ´90 con sus crisis económicas, el consumo y el mercado como objetivo social, la desidia hacia los sectores “pensantes y críticos” y, sobre todo, la incredulidad del “poder crear”, frente al impuesto paradigma del “poder comprar”. De más está decir que también a esa forma de matanza artística e intelectual se pudo sobrevivir.

En 2007, hubo una nueva etapa llamada Refundación, en la cual pasaron dos cosas: por un lado, muchxs socixs que participaban en aquel entonces dejaron de hacerlo. Las desaveniencias ideológicas les hicieron sentir que ya no formaban parte del mismo proyecto.  Por otro lado, se generó un recambio generacional, del que hoy quienes llevamos adelante la gestión de Arte y Vida somos hijxs.

Apertura de Artes visuales y letras(1)Varieté de profesores

En el presente, ocupamos un espacio dentro de Arte y Vida personas que seguimos creyendo en la importancia de “agitar e inquietar a las Gentes.” Tampoco nosotrxs queremos vender pan, sino levadura. Por otro lado, todxs lxs que estamos acá crecimos un poco bajo ese lema. Aprendimos también a no comprar el pan, sino a conseguir levadura. Por eso, en el primer encuentro de festejo con lxs socixs históricxs que celebramos este año y que fue parte de este “permitirnos mirar para atrás”, nombramos a nuestro salón, que es el espacio por excelencia de Arte y Vida, con el nombre de Edgar Ruffo. Esperamos también que su nombre nos recuerde siempre la importancia de seguir adelante pese a todo lo malo y lo bueno que el mundo nos proponga en la infinita construcción de este proyecto.

Somos el resultado de 60 años de dibujar caminos y estamos infinitamente agradecidxs a todxs  lxs que han transitado este espacio y dejado en él un poquito de cada unx para que hoy, nosotrxs, sigamos con la certeza de que no seremos lxs últimxs. Militantes de corazón abierto nos formamos y transformamos, sosteniendo que la libertad está en los momentos de expresión creativa.

Quienes nos seguimos con esta locura adelante somos: Daniela del Franco, Miriam Gómez, Florencia Cecos, Silvia Trinidad, Melany Mosquera, David Pattini, Miranda Márquez, Lucas de La Riega, Leticia Arbelo, Carlos Mauri, Aldana Prósperi, Julián Oviedo, Valentina Cerbino, Franco Olivera, Indiana Litwinchuk, Gonzalo Gugliotta, Leila D’Amario, Adrián Malvasi, Facundo Castellanos, Dante Ramello, Leticia Fernández y Carina Lazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s