Nueva Ley de Semillas: desastre cultural

12294754_886882064760018_8940047034698449318_n.jpg

El próximo “martes 13” se convocará en el Congreso Nacional un plenario de comisiones en busca de elevar a la Cámara de Diputados una ley que deja afuera a la mayoría de lxs argentinxs, quienes deberíamos ser lxs verdaderxs protagonistas en un tema tan trascendental: ¿Qué comemos? ¿Quiénes cultivan los alimentos que comemos? ¿Cómo los cultivan? ¿Dónde los siembran? ¿De dónde obtienen las semillas para sembrar? Todas preguntas que deberíamos hacernos, ya que de la alimentación depende nuestra supervivencia.

“Somos lo que comemos” dicen por ahí…y hay mucho de cierto en esa afirmación. El ser humano desarrolló, hace más de 12.000 años, diferentes técnicas agrícolas, que le permitieron alimentarse y desarrollar su cultura en las regiones más diversas del planeta. Se estima que unas 3.000 especies de plantas han sido usadas como alimento a lo largo de la historia y que alrededor de 200 han sido domesticadas con fines alimentarios. En la actualidad, la humanidad depende de 30 especies básicas para su alimentación. Sí, leyeron bien, sólo 30.

PRODUCTORES MEXICANOS DE MAÍZ ALERTAN DE QUE NO PODRÁN COMPETIR EN EL TLCAN
Maíces creados por la domesticación de la selección cultural a lo largo de miles de años.

La agricultura, este éxito de la humanidad, se logró a través de la denominada selección cultural, que consiste en la selección de los caracteres deseables de ciertas plantas, a partir de un prolongado proceso de domesticación vegetal. El proceso de domesticación fue tan largo e intenso que ha originado nuevas especies vegetales. Etimológicamente, la palabra domesticación proviene de domos: casa, hogar. Por eso, el término domesticar habla de “traer a casa” y supone los cambios genéticos que tuvieron que ocurrir para que cada planta se adaptara a determinado hogar. Culturas como la Azteca, Inca y Aymará, por nombrar sólo algunas, son la cuna de la domesticación de una enorme cantidad de especies vegetales, como la papa, el maíz, el tomate, que han salvado a Europa de grandes hambrunas y han permitido las campañas de nuestra independencia americana.

Maize-teosinte
A la izquierda, maíz salvaje. A la derecha, maíz logrado mediante la selección cultural de miles de años.

El mejoramiento de las especies vegetales, a los largo de los 12.000 años de historia de la agricultura, ha logrado aumentar el rendimiento de los cultivos y mejorar así la calidad de vida de los humanos,  a través de una alimentación más completa y previsible. Las semillas son un patrimonio común de los pueblos al servicio de la humanidad, no una mercancía; es una propiedad colectiva y su uso es un derecho irrenunciable, que nos asegura la biodiversidad genética.

landscape-1468917245-tomate1
Especies de tomates creadas por la selección cultural.
Hay más de 600 especies de tomates.
¿Que pretende esta nueva ley de semillas?

Esta nueva ley les otorgaría a las corporaciones del agro negocio, como son Bayer, Monsanto, Syngenta, Don Mario, etc., a través de un “sistema de patentes y derechos de obtentor”, la posibilidad de cobrar regalías por cada semilla certificada que el agricultorx pretenda usar luego de la 1° cosecha. Se conoce como “derecho a la propiedad intelectual”. En resumen: lxs agricultorxs ya no podrán almacenar, sembrar e intercambiar semillas que ellxs mismos produjeron. Si la ley se implementara, pasaría a ser ilegal el uso de semillas que durante 12.000 años la humanidad ha logrado obtener a través de la ardua y trabajosa selección cultural.

¿Puede ser esta ley implementada?

Por citar un solo ejemplo, Colombia firmó en el marco del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) una ley en el año 2006 que fue implementada en el 2012, llamada la Resolución 9.70, que obliga a lxs campesinxs a sembrar y comercializar sólo a partir de semillas certificadas y, a partir de esta normativa, estos fueron acusadxs de violar derechos de autor.

La resolución “9.70” deja en evidencia la manipulación que ejercen las transnacionales de la agricultura transgénica sobre muchos gobiernos. En este caso, al gobierno colombiano, atentando seriamente contra la diversidad y la seguridad alimentaria del país.

unnamed (1)
Tomates transgénicos sin diversidad, ni resiliencia,
sin sabor, unificación de forma y color.
Tomate comercial de supermercado, 
nunca madura.
¿Cómo es actualmente la ley de semillas en Argentina?

La ley que rige en la Argentina es la Nº 20.247 y data de  1973. Permite al agricultor guardar en forma gratuita semillas de su propia cosecha para volver a utilizarlas en otra siembra. Lo que no autoriza esta ley es que el productorx pueda vender esa semilla que guardó y en caso de que lo hiciera, pasa a ser semilla ilegal conocida como semilla de “bolsa blanca” o sin marca.

Esta posibilidad de comprar semilla sólo una vez y luego sembrar una porción guardada de la propia cosecha perjudica los intereses de corporaciones y empresas como Monsanto, Bayer, Syngenta, que introducen modificaciones genéticas a las semillas y pretenden cobrar todas las veces que el productorx las siembre, aduciendo que los cambios se reproducen de generación en generación.

Estas semillas modificadas genéticamente en laboratorios deben ser sembradas en un marco de utilización de agro tóxicos y fertilizantes químicos, llamado el “paquete tecnológico”, que…¡oh casualidad! son vendidos por Monsanto, Bayer, Syngenta. Este paquete tecnológico crea una dependencia total y absoluta del productorx y campesinx con estas corporaciones, ya que la misma modificación genética que estas empresas logran, debilitan la resiliencia de las semillas, haciéndolas débiles frente a cambios climáticos, sequías, inundaciones, etc., siendo semillas completamente subordinadas a los productos químicos que dichas empresas venden a lxs productorxs.

Papa-001
Diversas especies de papas. Los Andes son la cuna de las papas, hay más de 3.000 variedades.

Esto genera un círculo vicioso de ataduras entre el productorx agrícola y las corporaciones internacionales, del que muy pocxs productorxs logran salir; ya que estos mismos agro tóxicos degradan el suelo y matan su microbiología, cortando los ciclos naturales de nutrición del suelo y volviendo a las plantas dependientes de los fertilizantes químicos que ahora deben ser abastecidos por las mismas corporaciones.

Las semillas modificadas genéticamente se han convertido en el 3° negocio más rentable del mundo. ¡Plin…caja! ¡Todos comemos! Eso fue lo que advirtieron estas macro corporaciones monopólicas a la hora de posar su mirada en este negocio multimillonario del que no podemos escapar…o ¿Sí?

¡De nosotros depende!

 

Texto: Adriana Celli. Técnica en Producción Vegetal Orgánica UBA. Huertera apasionada y Cultivadora de cactus y suculentas Nc. Brinda cursos, talleres y asesoramientos grupales o personalizados.

Fotografías del archivo de la autora del texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s