Reflexiones sobre la Democracia – Parte VI

Las promesas incumplidas:  El poder invisible

De nuevo estoy, de vuelta… como dice la canción.

Continuamos con el análisis de aquellas paradojas de la democracia, de las malas praxis que debilitan el sistema en un momento nacional y mundial en que las sociedades reclaman sin cesar un acercamiento cada vez mayor al ideal democrático. Y seguimos de la mano de nuestro autor de cabecera, el italiano Norberto Bobbio.

En un sistema democrático ninguna acción de gobierno puede quedar confinada en el espacio del misterio. Nada puede resolverse “tras bambalinas”.

Una característica central del sistema es la transparencia en los actos de gobierno, la visibilidad de las decisiones tomadas. Podría decirse que “el gobierno de la democracia puede definirse como EL GOBIERNO DEL PODER PÚBLICO, EN PÚBLICO” (Bobbio, p.35). Y precisamente este juego de palabras deja en evidencia el total rechazo a cualquier toma de decisión, salvo mínimas excepciones, en secreto.

En la Atenas de Pericles (500 a.C.), la Asamblea de ciudadanos se realizaba en una plaza pública. La toma de decisiones era abierta y votada a mano alzada en base a propuestas leídas en voz alta. Todo aquel que tratase de engañar al pueblo era pasible de sanción en tanto que los magistrados eran sometidos a constante vigilancia, debiendo renovar sus poderes por un voto de confianza en nueve ocasiones durante el año.

“¿No hay nada secreto en el Gobierno Democrático? Todas las operaciones de los gobernantes deben ser conocidas por el Pueblo Soberano, excepto algunas medidas de seguridad pública, que se deben dar a conocer cuando haya pasado el peligro.” (M.Natale, citado por Bobbio, p.5)

La publicidad es la regla; el secreto, la excepción… que no debe hacer menguar la regla.Y este criterio es inmutable aunque el ideal de democracia directa haya sido sustituido por el ideal de democracia representativa. El carácter público del poder, no secreto sino abierto, permanece como uno de los criterios fundamentales para distinguir el Estado Constitucional del Estado Absolutista.

“La representación puede tener lugar sólo en la esfera de la publicidad. No hay ninguna representación que se desarrolle en secreto o a solas…Un Parlamento tiene un carácter representativo sólo en cuanto se cree que su actividad propia es pública. LAS SESIONES SECRETAS, LOS ACUERDOS Y DECISIONES SECRETOS DE CUALQUIER COMITÉ PUEDEN SER MUY SIGNIFICATIVOS E IMPORTANTES, PERO JAMÁS PUEDEN TENER CARÁCTER REPRESENTATIVO.” (K. Schmitt, citado por Bobbio, p.6)

WhatsApp Image 2018-11-08 at 10.48.13
Fotografía, Víctor Bugge “El Pacto de Olivos”

Semejante claridad, encandila. Pero por favor, no cierren ustedes los ojos, porque el poder invisible aprovecha. “Representar significa hacer visible y hacer presente a un ser invisible mediante un ser públicamente presente”. (p.7)

Y agrego una arista más. Si el poder soberano reside en la ciudadanía y esta no recibe una adecuada oferta pública de los actos de gobierno, ¿con qué elementos podrá contar para discutir y criticar estas decisiones?

“La mayor o menor relevancia de la opinión pública como opinión relativa a los actos públicos depende de la mayor o menor oferta al público de los actos de quien ejerce el poder supremo.” (p.8)

Si, señora o señor, ustedes dirán, y con razón, que desde hace mucho tiempo en nuestro país la opinión pública es “elaborada”, “masticada” y “bajada” por los medios concentrados de comunicación que, precisamente también forman parte de ese poder invisible del que estamos hablando, y se aprovechan inteligentemente de la pasividad de gran parte de la ciudadanía. Y no me caben dudas que son la base estructural de ese poder.

¿Es justo para la ciudadanía que decisiones inherentes a su vida diaria y su futuro sean tomadas en secreto? ¿Es justo que aquellos representantes elegidos en base a una plataforma político-ideológica, una vez sentados en sus bancas traicionen las expectativas básicas de sus electores y apoyen medidas perjudiciales para el bien común?

¿En qué está pensando una legisladora o un legislador cuando vota afirmativamente un Presupuesto de hambre y ajuste económico que hipotecará los destinos del país por varias generaciones? ¿Qué propuestas miserables habrán aceptado a cambio? ¿Podrán mantener la conciencia tranquila ante la decisión tomada? Les recomiendo releer “Presupuesto 2019: la cocción desesperada”  

Mafias, grupos económicos concentrados, medios de comunicación, logias, gobernantes sumisos, servicios secretos incontrolados…con la toma de decisiones en sus manos.

Evidentemente el sistema democrático no ha podido con ellos hasta el momento. Y hoy más que nunca aflora la necesidad de un control ciudadano del poder para contrarrestar el creciente monitoreo de la vida diaria de la ciudadanía en general por parte de ese mismo poder.

¿Quién vigila al vigilante? ¿Quién controla a los controladores?

 

 

Texto: Fabián Pagani, es porteño e hincha del Rojo. Tiene 54 años y, desde 1992, trabaja como profesor de Historia en la escuela secundaria. Desde 2016, estudia la Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de San Martín. Se considera músico de nacimiento, basquetbolista hasta que pudo y bien nacional y popular.

Selección Fotográfica: Celeste Destéfano. Fotografía a cargo de Víctor Bugge, trabaja como fotógrafo presidencial hace 40 años. Desde el fin de la dictadura militar a Macri, ha sido el encargado de fotografiar a aquellos que los argentinos eligieron para conducirlos desde la vuelta de la democracia. Dice que objetivo de su trabajo es “que los argentinos puedan saber lo que pasa tras los muros del poder”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: