Nos unen las cosas que brillan

En El vestido de mamá (Criatura Editora) un niño brilla más que el mismo vestido cuando lo usa. Primero lo pasea por su casa, salta en el sillón, se mira al espejo. Luego, lo viste para salir a la calle. Cuando llega al partido de fútbol con tal atuendo, lxs niñxs que lo estaban esperando no comprenden su gusto y se burlan. ¿Qué hay detrás de esas risas? ¿Qué códigos no compartidos? ¿Qué adultxs están bordeando los sonidos, chicharras que suenan en las cabezas de lxs más pequeñxs?

Dani Umpi y Rodrigo Moraes dan vida a una historia compleja y simple a la vez, el deseo de un niño, la búsqueda por completarlo y una madre y un padre que confían y acompañan. El vestido de mamá cuestiona y rompe con la lógica binaria que interpela a lxs niñxs desde la cuna. Internalizar lo diverso es un aprendizaje, cuestionarnos debería ser un camino sin fin ni ruta trazada.

Saquémonos la mugre en seco, tal como le pasa al vestido en la historia, para acompañar mejor, para educar en la diversidad, desarmar estereotipos, para que nos mueva el deseo. Ese deseo que sabe brillar.

IMG-20181001-WA0037

Después de cerrar el libro de Dani Umpi, repetí la palabra deseo tres veces frente a la pantalla y aparecieron estos poemas brillantes:

adolescencia tardía:

el chico que me gusta tiene novio

estaban peleados pero volvieron juntos

y los veo todo el tiempo, en todas partes

abrazados de nuevo

me habla y me brota el acné

de mis reservorios

tartamudeo, se me escapan gestos, sudo

se da cuenta que soy un tarado

por eso trato de no hablarle

de no mirarlo nunca, nunca

de hacer como que no lo oigo

de que cuando me vea yo esté mirando

a otro chico que siempre anda en la vuelta

otro que también me gusta, pero menos

y con el que podría tener posibilidades

pero nunca encaro porque el otro me gusta más

aunque al que me gusta más nunca le voy a gustar

mis amigos me mienten y me dicen

creo que te mira, te mira de una forma especial

pero es sólo para que yo quede contento

y pierda tiempo pensando más en él

estando pendiente de que él llegue

para no verlo

para no verlo abrazándose con su novio

que es mucho más lindo que yo

yo puedo ser maravilloso, claro, es obvio

pero él no se da cuenta

porque tiene una imagen negativa de mí

estoy seguro

nunca se lo pregunté

pero estoy seguro que es así

(Dani Umpi)

Letra extranjera pensé

cuando vi ese cartel, de una herrería,

quizás por que te pienso así

una palabra no perteneciente

sin dueño

nacida en cualquier boca

deseada en cualquier cuerpo.

(Inés Púrpura)

 

Texto y fotografías: Melisa Papillo (Nací en Buenos Aires en 1984. Estudié Letras y exploro las aguas de literatura e infancia, escribo, leo y saco foto a todo. Documento. Soy fanática de las historias y de las meriendas). Desde su nuevo blog Desde cualquier montaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s