Reflexiones sobre la Democracia – Parte IV

Las promesas incumplidas: la persistencia de las oligarquías

Aquí estamos nuevamente, reflexionando sobre la Democracia y sus promesas incumplidas… Como verán, no van a deshacerse fácilmente de mí, ni de nuestro autor acompañante Norberto Bobbio.

Para Bobbio, la tercera promesa no cumplida del sistema democrático es la derrota del poder oligárquico. Ahora bien, ¿qué es lo que se conoce como Oligarquía?

El filósofo griego Aristóteles (384 a.C.-322 a.C.), reflexionando sobre la Política, establece formas puras e impuras de gobierno. Las formas puras persiguen el interés general de la sociedad e imparten justicia objetivamente; las formas impuras buscan la satisfacción de intereses particulares o de pequeños grupos en desmedro de los intereses generales.

Una de las formas puras es la Aristocracia, es decir, el gobierno de lxs mejores, pocxs en número pero lxs más virtuosxs. Cómo deformación, aparece la forma impura convirtiéndose en Oligarquía, a saber, gobierno de unxs pocxs en beneficio de lxs ricxs.

Dice Bobbio: “El principio inspirador del pensamiento democrático ha sido siempre la libertad entendida como autonomía, o sea, como capacidad para darse leyes a sí mismos (…) que tendría como consecuencia la perfecta identificación entre quien pone y quien recibe una regla de conducta y, en consecuencia, la eliminación de la tradicional distinción entre gobernante y gobernado”.

Esta afirmación se relaciona con el tema tratado en nuestro anterior encuentro, el de la representación política. Para Bobbio, el principio de representación vulnera el de autonomía dado que, en las democracias actuales, quienes asumen esa representación son las oligarquías, las élites.

Y aún va más allá cuando, en base a una interpretación del filósofo Joseph Schumpeter, concluye en que la característica de un gobierno democrático no es la ausencia de élites, sino la presencia de más élites en competencia entre sí por la conquista del voto popular.

WhatsApp Image 2018-09-20 at 15.42.21 (1)

El poder de las élites es indudable. La historia universal lo confirma. Y como para muestra basta un botón, echemos –a modo de síntesis- una mirada al accionar histórico de la oligarquía en nuestro país.

En primer lugar, es necesario desmitificar el relato que la historia oficial se ha encargado de difundir sobre nuestras clases económicamente poderosas en su conjunto, ubicándolas en la cúspide como ejemplo de patriotismo y único motor del progreso nacional. Autorxs como Salvador Ferla, Arturo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortiz, entre otrxs, se encargaron de realizar un trabajo de esclarecimiento sobre el tema.Y en dos de ellxs anclaré para realizar esta síntesis.

Fines del siglo XVII. Un imperio español en franca decadencia provoca la llegada de españolxs, portuguesxs y judíxs con recursos monetarios, atraídxs por el comercio ilícito de contrabando de cueros y la importación de esclavxs. En pocos años, surge una poderosa burguesía comercial en Buenos Aires que logrará “comprar” los cargos gubernamentales del Cabildo e irá desplazando a la vieja aristocracia española de base económica chacarera. Los privilegios pasarán de lxs vecinxs a lxs dueñxs del dinero. La sociedad se dividirá en gente principal sana y decente (ricxs)y clase inferior (pobres).

Es en este momento que nace la estancia y, paulatinamente, la base de riqueza y de posición social de la clase principal será la tierra. A su vez, las gentes principales de provincias se irán incorporando a la alta burguesía porteña y rápidamente se irán “aporteñando”. El federalismo estaba completamente derrotado y las riendas del Estado quedaban a merced de las élites dominantes.

Indudablemente, el desarrollo agropecuario se constituyó como el puntapié inicial del progreso económico argentino. Nada que reprochar. Sin embargo, la Oligarquía en nuestro suelo no cumplió con el papel que sí cumplieron grupos sociales similares en lo que hoy son los países más desarrollados del mundo.

Y ya que somos tan propensos a imitar… ¿por qué no se imitó el accionar de las élites norteamericanas que invirtieron la ganancia proveniente del agro en industrialización, creando una estructura económica integrada, ocupando el espacio, distribuyendo la tierra y creando generaciones enteras de obrerxs para sus fábricas?

Aquí, la Oligarquía renunció a ese desarrollo, quedándose únicamente con el beneficio inmediato de la exportación agropecuaria, confundiendo su riqueza con la riqueza nacional y dejando en manos del Imperio Británico la administración de todas las actividades que generaban desarrollo económico con valor agregado. Se entregaron a una “economía dependiente”.

No tuvieron la visión de otras élites. No entendieron que el modelo agroexportador tenía como límite la Pampa Húmeda y el aumento natural de la población del país que colmó ese espacio. Pensaron un “patria chica”, sólo para el privilegio de unxs pocxs. Se llegó al límite y el “progreso indefinido” se detuvo.

WhatsApp Image 2018-09-20 at 15.42.21

A partir de ese momento, todo intento de desarrollar incipientes polos de industrialización y lograr una integración económica para el desarrollo nacional –Rosas, Yrigoyen, Perón- fue interpretado por nuestra “iluminada Oligarquía” como un ataque a su estrategia económica prevista. No comprendieron los cambios internos y externos y su miopía se encargó permanentemente de obstaculizar toda posibilidad de desarrollo económico integrado. Los campeones del progreso indefinido se convirtieron en los militantes del anti-progreso.

La Oligarquía argentina es colonialista. Aún mira al país con ojos codiciosos de conquistador, no como una patria, sino como un medio aún salvaje donde operar con infinitas posibilidades de enriquecimiento.

Su mentalidad, a pesar de los años, sigue siendo la de unx recién llegadx. Por eso, los problemas sociales no se le presentan como tales, sino como dificultades a su libre accionar. Ve al obrerx de igual manera en que antiguamente vio al gauchx o al indix, individuos que arrastran taras congénitas que les quitan aptitud para “lo civilizado”. Por ese motivo, fueron reemplazados por la inmigración europea.  No son entidades humanas, son “dificultad”; y su reacción es la de eliminar dificultades, no la de solucionar problemas.

Esta particular mirada hacia lo popular ha sido la generadora del odio,  el revanchismo y el escarmiento sangriento ante el avance de lxs no privilegiadxs en su búsqueda de un lugar en la sociedad a la que también pertenecen. Una acción policial destinada a asegurar la vigencia de “su paz” y su libre albedrío.

Sobradas experiencias tenemos al respecto a tal punto que hoy estamos viviendo una más de ellas. Quien quiera mirar, que mire.

Fuentes:

Ferla, Salvador: “Mártires y verdugos”, Ed. Peña Lillo, Bs. As., 2008.

Jauretche, Arturo: “El medio pelo en la sociedad argentina”, Ed. Corregidor, Bs. As., 2006.

Texto: Fabián Pagani, es porteño e hincha del Rojo. Tiene 54 años y, desde 1992, trabaja como profesor de Historia en la escuela secundaria. Desde 2016, estudia la Licenciatura en Ciencia Política en la Universidad de San Martín. Se considera músico de nacimiento, basquetbolista hasta que pudo y bien nacional y popular.

Fotografía: M.A.F.I.A (Movimiento Argentino de Fotografxs Independientes Autoconvocadxs), es un colectivo fotográfico que surgió en Noviembre de 2012. A partir de la firma colectiva y el trabajo colaborativo, conciben la labor fotográfica como un espacio de exploración artística que busca interpelar al espectador desde una estética. Creen que es importante relevar los hechos desde sus protagonistas, construyendo así una mirada cercana sobre la realidad. Las redes sociales les permiten una llegada masiva y directa de su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s