NO al mercado, SÍ al deseo

Una madre, a los tres años de parir, decide mostrar a su niña cómo nacen los bebés y cómo fue su nacimiento. Busca el video donde quedó registrado ese momento, pone play y aguarda las imágenes. Ya las había visto antes, la madre. Ya había vivido ese parto vía cesárea. Incluso ya sabía que había sido una decisión médica impuesta y un acatamiento surgido del miedo. Ya estaba todo supuestamente procesado, llorado, aceptado.

Pero, sin embargo, es la hija de tan sólo tres años, “atónita”, quien le pregunta a su madre: “Mamá, ¿por qué yo estoy sola? Yo nací y no hay nadie conmigo. ¿Dónde estabas, mamá? ¿Dónde estaba papá?”. Y es entonces que la madre rompe en llanto. Lo cuenta y vuelve a llorar. Porque la verdad se le reveló desde la intuición intacta de su niña, la pregunta en primera persona, el asombro, la extrañeza ante lo obvio, nuestro saber racional de adultxs. Desolador.

****************

Es insólito y hasta absurdo que hablemos de humanización de lo humano. Pero así nombran lxs médicxs y las instituciones/corporaciones para las cuales gran parte de ellxs trabaja, el parto en que se respetan los derechos que por ley tienen las embarazadas y sus hijxs por nacer.

Los Derechos Humanos parecen un mal sueño ante las prácticas en el proceso de gestación, durante el trabajo de parto y nacimiento y luego del mismo, especialmente sobre lxs niñxs acabadxs de nacer. Violencia obstétrica con lujo de detalles. Todo lo demás, son números que se cuentan en estadísticas y en billetes. También son reputaciones erigidas sobre mitos y tormentos que rozan lo mafioso. Todo lo demás, es el poder, quién lo ejerce, sobre quiénes, cómo, para qué. Y claro, todo lo otro que resta, los restos, las sobras, son las mujeres que quieren permitir nacer. O que quieren que todo salga bien y abrazar a su hijx. Eso que queda debería ser lo fundamental, el centro, el núcleo, el eje, la esencia del nacimiento. Sin embargo, a la vista de todxs y hasta con el aplauso de muchxs, en la sociedad mercantil el deseo una vez más es lo de menos: controlar, someter, facturar son las tres misiones. Valen engaños, manipulaciones, aplicación de la fuerza.

WhatsApp Image 2018-08-29 at 10.01.49 AM

Unx bebé nace. Otrx. Otrx. Cuántxs no lo llegan a hacer a su tiempo, cuando el cerebro manda la orden de decir chau al útero materno. Porque mientras duermen en las aguas tibias, lxs arrancan en medio de tripas y sangre. No lxs dejan ni rozar a su madre por fuera, eso que somos a través de nuestra piel. Como un bollo de masa para pizza. Mientras la madre queda echada e inmóvil, se pasan esa vidita de mano en mano, lavan, secan, aspiran, llenan de gotas, manipulan como en una cinta de producción en serie. Da pánico verlo. Da furia. Unx bebé queda solx en el frío y la luz, nostalgia del adentro, llanto, soledad, estrés, soledad, lejanía. ¡Canalla manera de iniciar la vida en este mundo!

El respeto no aplica. La evidencia médica tampoco. Las prácticas incuestionadas y el lucro económico abundan. La belleza, el amor, la paciencia son escupidas con risas socarronas o mentiras atemorizantes o mucha, mucha ignorancia, bastante indiferencia, nada de empatía.

¿Y entonces? La información. Siempre. Pero, ¿dónde? ¿Dada por quiénes? Hay que hacerse preguntas, che. Cuestionamientos de todo tipo. Animarse a traspasar el delantal de lxs obstetras, preguntando. Apoyarse como pájaros cluecos sobre otras personas que quieran de verdad democratizar los saberes y las experiencias, sin intereses mezquinos de por medio. Pueden ser parteras, doulas, obstetras, inclusive. Pueden ser otras madres, otras familias. Quizás la clave sea buscar en la marea colectiva, sin depositar nuestras tareas en las manos de cualquier otrx, unx o dos, como si eso nos asegurara óptimos resultados, sin priorizar sacarnos de encima los nervios y el vértigo del asunto que es, ni más ni menos: parir y nacer.

****************

Soy insistente. Me crecen ramitas desde el cuerpo cuando hablo de nuestro poder para parir. Quisiera que todas las mujeres que lo deseen, puedan enfurecerse de placer, dejar salir al hijx en un trabajo en equipo, ella y esx hijx, para aparecer, reaparecer, verse los ojos, amarse.

Que jamás jamás prime la palabra de unx tercerx ajenx a esa dupla y menos aún, unx ajenx a lo que esa madre aspire, al círculo que elija cerca. Que nunca de los nuncas sea la institución médica, ni sus integrantes, ni las corporaciones que regulan los tiempos y las formas de nacer para llenarse los bolsillos, lxs encargadxs de decidir.

Nuestro cuerpo es lo que nos lleva el alma y porque ambas son sabias y poderosas, cuerpo y alma, queremos desear en paz, decidir libremente cómo y con quiénes. Y ese ejemplo, ese primerísimo ejemplo de poder, valentía, placer, negación rotunda del abuso y la hostilidad, nos va a dar una nueva posición para siempre ante nosotras mismas. No nos quedemos solas, en silencio, esperando que en un recetario escriban quiénes somos, qué queremos. No esperemos a ver a nuestrx hijx pataleando desnudx sobre una superficie estéril, como una víctima de este mercado de los nacimientos.

Videoteca diversa sobre partos y nacimientos

  • La bella tarea, de Marta Dillon y Albertina Carri.
  • El primer grito, de Gilles de Maistre.
  • Historia de nacimiento. Ina May Gaskin y la Granja de Parteras, de Sara Lamm y Mary Wigmore.
  • El renacimiento del parto, de Érica de Paula y Eduardo Chauvet.
  • Parir, de Florencia Mujica.
  • Las formas de nacer, de Ana Espinoza y Elián Guerín.
  • Microbirth, de Toni Harman y Alex Wakeford.
  • El negocio del nacimiento, de Abby Epstein.
  • 9 lunas, de Nathalia Lafuente.
  • El comienzo de la vida, de Estela Renner.
  • Puja, de Maxime Boniface.
  • Parir en libertad.
  • Parirás con poder, de Diego Romero y Soledad Bettendorff.

 

Texto: Pamela Neme Scheij

Fotografía: Ramiro Montaos (más fotos suyas en creoquelaviste)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s