Decreto a golpes

El 29 de julio de 1966, las universidades nacionales fueron intervenidas y ocupadas militarmente en el episodio que se conoce como la Noche de los bastones largos. Cientos de profesores, alumnos y no docentes que ocupaban varios de los edificios de las facultades de Buenos Aires en defensa de la autonomía universitaria y la libertad de cátedra fueron salvajemente golpeados por miembros de la Guardia de Infantería de la Policía Federal, enviados por Onganía, presidente argentino de facto entre 1966 y 1970 .

Entre algunas de las universidades que sufrieron este golpe, se encontraba la facultad de Ciencias Exactas y Naturales y el Concejo Nacional de investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), fundado en 1958 con el objeto de realizar trabajos de investigación en el país y perfeccionamientos en el exterior, tanto por parte de la primera camada de científicos recibidos en esta universidad, que también desarrollaban su labor como docentes, como por las siguientes generaciones en recibirse.

mafalda-759681.1.jpg
Mafalda / Quino

Estas universidades nacionales y públicas, que fueron brutalmente desocupadas, habían logrado un gran cambio en 1956: la renovación en programas de enseñanzas, creaciones de nuevas carreras como Psicología y Sociología, además de centros de investigación en todo el país, por ejemplo, el Centro Atómico Bariloche (CNEA) en el Sur.

Sus docentes y alumnos tenían el sueño de transformar al país con su trabajo. Una nación donde estudiar ciencia no fuera un impedimento y que el mundo de la tecnología estuviera al alcance de todos. Pero este proyecto se vio destruido por Onganía y su gobierno, primero permitiendo el ingreso de universidades privadas y segundo, oprimiendo los derechos de un pueblo. Decretando la intervención a las universidades nacionales y la “depuración” académica, es decir, la expulsión de los profesores opositores de las casas de altos estudios, sin importar su nivel académico. Siendo consecuencia de esta noche negra para la cultura nacional, el despido y la renuncia de 700 de los mejores profesores de las universidades argentinas, que continuaron sus brillantes carreras en el exterior.

Por último, si les interesa saber más sobre esa oscura noche, los invitamos a ver en Canal Encuentro: “Historia de un país: La noche de los bastones largos”, en el cual se narra con colaboración de docentes y ex alumnos de las universidades de Buenos Aires, desde la creación de estos centros hasta la llegada de Onganía, junto a ese cruel decreto. E invitamos a la reflexión de nuestro amado país para que esta trágica historia, que da comienzo a las siguientes dictaduras, no suceda NUNCA MÁS.

 

Texto: Macarena Fernández Porto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: