Soberanías

Frente a los acuerdos del pasado

El pacto con el FMI expresa de modo contundente el carácter y el proyecto económico-político del gobierno de Cambiemos. Durante los últimos días, fue difundido un documento del organismo internacional en el que se explicitan los condicionamientos a los que se somete nuestro país, para poder recibir esos 50.000 millones de dólares.

Las palabras que más venimos escuchando y, sobre todo, padeciendo en carne propia son “recortes” y “ajustes”. Y eso es lo que se va a profundizar tras este acuerdo que repite lo peor de nuestra historia. No les hace falta ocultarlo: proponen un vaciamiento aún mayor de los recursos del Estado, el congelamiento y reducción del empleo público, recortes de salarios y jubilaciones, disminución de transferencias de recursos a las provincias, recorte de subsidios a la energía y el transporte, entre otras cuestiones.

Queda claro hacia dónde apunta esto y a quiénes va a beneficiar. Lo dice La Nación en una nota del pasado 13 de julio: “en el Gobierno aseguran que se trata de una serie de medidas de carácter no coercitivo en su totalidad. La baja de las retenciones se mantendrán como dijo el Presidente”. Y lo refuerzan, citando a las propias fuentes del FMI: “El mantenimiento del impuesto a la exportación de productos de soja se incluye en el programa como una de las medidas para alcanzar los objetivos fiscales. Si las consecuencias económicas y fiscales evolucionan en una dirección más positiva, como se prevé actualmente, es obvio que existe la posibilidad de eliminar esta medida. Depende de las circunstancias económicas”.

Más que claro: esa “no coerción” vale solamente para los poderosos. Es a quienes se piensa beneficiar en primera instancia “si la economía mejora”. Lo que no se dice es que ellos no necesitan mejorar su economía, porque son quienes se vienen beneficiando a través de este proyecto, con la fuga de sus capitales, la liberalización y flexibilización del dólar, la precarización del empleo y el ajuste a las mayorías.

Contra todo esto, las centrales obreras (las dos CTA, la CGT, la CTEP) y los principales gremios de nuestro país supieron pronunciarse en unidad el pasado 25 de junio a través del paro general. También lo hicimos desde diversos sectores de nuestra sociedad el 25 de mayo y el 9 de julio, en el último aniversario de nuestra independencia, que cobró un nuevo sentido al contraponerse a esta vuelta al pasado profundamente dañina.

Sin embargo, es necesario recuperar también la lucha que el movimiento de mujeres viene dando no sólo contra este acuerdo, sino contra el proyecto general del gobierno a nivel cultural, económico y político. En ese sentido, se construyó la última movilización por Ni Una Menos, en la que una de sus consignas, además del pedido por la legalización del aborto, fue “No al pacto con el FMI y al pago de la deuda externa”. Y es que sabemos que todo va de la mano: nos convoca la pelea por nuestro derecho a una vida libre de violencia machista, por nuestro derecho a elegir, pero entendemos que para eso tenemos una pelea enorme que darle al neoliberalismo como sistema de opresión y precarización generalizada.

WhatsApp Image 2018-07-16 at 12.18.45 AM.jpeg

De este lado, la potencia de dar una respuesta integral

El feminismo está movilizando y organizando a miles y miles de mujeres, lesbianas, trans y travestis  como nunca antes en todo el país. Condensa las luchas que se fueron tejiendo para alumbrar un presente que, mientras nos hace saber bien de dónde venimos, nos hace conscientes de nuestra capacidad de torcer la historia para siempre. Mientras este gobierno neoliberal nos pretende arrastrar a los viejos esquemas, a las viejas recetas que nos vuelven un pueblo dependiente, nosotras empujamos hacia el futuro, defendiendo la soberanía de nuestros cuerpos y de nuestro territorio. Porque no hay libertades posibles bajo los condicionamientos de un organismo imperialista y de un gobierno que sigue beneficiando sólo a una minoría.

El neoliberalismo no pierde el tiempo y va por todo sin descanso. Por eso, hoy que sí nos ven, nosotras también queremos ir por todo. Sabemos que más “recortes” y “ajustes” es menos salud y educación, menos trabajo, menos salarios y que todo eso nos ubica a las mujeres e identidades disidentes y a nuestrxs hijxs en un lugar de mayor vulnerabilidad. La reducción de empleo público equivale a un mayor achicamiento del Estado, lo que inmediatamente da cuenta de una enorme pérdida de derechos que se avecina y que se va a sumar a todo lo que venimos perdiendo desde hace tres años.

Entendemos, por todo eso, que no existen problemas “principales” como el acuerdo con el FMI y problemas “secundarios” como la legalización del aborto o la violencia de géneros. Nuestra respuesta y nuestros desafíos como movimiento son y seguirán siendo integrales. Porque nacen de nuestra madurez, de sabernos dispuestas a trabajar colectivamente para que nuestros logros le pertenezcan a la sociedad en su conjunto.

Somos conscientes de que estamos moviendo estructuras y generando nuevas formas de asociarnos, armar redes y disputar política. Estamos un paso adelante de muchos actores que hoy es necesario que, de una vez por todas, empiecen a trabajar desde el feminismo para transformar las realidades de todxs. Porque el feminismo es hoy una respuesta política integral, una propuesta de futuro y también un territorio desde el cual estamos generando nuevas formas de habitar el mundo. La cuarta ola expresa también la necesidad de defender nuestra independencia cultural, simbólica, económica y política: no podemos pensar nuestra soberanía, ni enfrentar esta coerción que estamos sufriendo como mayoría si no es desde esta realidad. Sólo así podremos ampliar nuestros espacios y darle al neoliberalismo una batalla que para ser integral (y poder ganarla), debe ser feminista.

Texto: Mariela Di Francesco, Lic. en Ciencias de la Comunicación y militante de Mala Junta-Patria Grande

Fotografía: Celeste Destéfano

anuncio anabella.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: