Fluctuación de gauchadas en Brasil

whatsapp-image-2018-07-08-at-22-18-01.jpeg

Este fin de semana largo, la justicia y la prensa de la derecha brasileña fluctuaron libres para explicar lo inexplicable: el no acatamiento del pedido de Habeas Corpus solicitado por diputados brasileños (Wadih Damous, Paulo Pimenta y Paulo Teixeira) y aceptado  este domingo por el Desembargador del TRF-4, Rogério Favreto.

¿Pero qué es un Desembargador? Un “Desembargador” es el juez que revisa las sentencias de un juez de primera instancia, tales como Sérgio Moro.

Moro, en sus vacaciones, y el Desembargador João Gebran Neto, que no estaba de turno, con el apoyo de la Policía Federal, decidieron rebelarse y desobedecer al Juez Rogério Favreto y, de esta manera, sostener la prisión del principal candidato a Presidente de Brasil. Como es sabido, de estar entre los candidatos, Lula da Silva nuevamente sería el Presidente del vecino continental.

Fue un papelón de jueces saliendo de su descanso por una movida política. Luego de las decisiones de Sérgio Moro y João Gebran Neto y la ayuda de la Policía, Carlos Thompson Flores, Presidente del Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), se manifestó contra la decisión de la libertad del candidato favorito de los brasileños.

Por eso mismo, Wadih Damous (PT-RJ) habló de un “secuestro” y el colectivo Advogadas e Advogados pela Democracia protolocó el pedido de prisión de Sérgio Moro.

La oposición judicial actuó con una rapidez que recuerda a los mozos de un hotel cinco estrellas que desean ganarse una propina del turista gringo: vuelan para dar un servicio impecable. Los jueces no sólo levantaron el tubo, sino que se movieron en cadena empresarial para inventar una gauchada rápida y efectiva.

El propósito es que Lula no logre poner fin a la anarquía de los opositores generadores de odio, entre ellos el reconocido neonazi Jair Bolsonaro, quien recientemente recibió el apoyo público de Janaína Paschoal (Paschoal es una de las autoras del impeachment de Dilma Rousseff). Detrás de esta decisión, el ajuste, la represión y la desigualdad profundizada, noticias de Brasil en los últimos años, además de las recientes privatizaciones que ya son una humillante realidad.

Frente a la sentencia que aceptaba el Habeas Corpus, como dijo Guilherme Boulos, “Sérgio Moro escribió en una servilleta del hotel que no estaba de acuerdo con la libertad de Lula.”  Como explicó la defensa de Lula, nada más claro que estas jugadas desesperadas y desorganizadas para demostrar que Sérgio Moro actúa bajo una intención viciada en excepcionalidades y, por lo tanto, es imparcial. Por eso, el pedido de la defensa de Lula pretende demostrar primero algo que es obvio: que el Juez Moro está haciendo una jugada política de la derecha.

Entre los argumentos para aceptar el Habeas Corpus de Rogério Favreto, escribió el Desembargador: “Considero que el proceso democrático de las elecciones debe dar oportunidades a condiciones de igualdad de participación en todas sus etapas, con el objetivo de dar prestigio a la plena expresión de las ideas y proyectos que serán debatidos por la sociedad.”

Esto que indica el Desembargador en su sentencia está a la vista de todos, menos para los jueces y los medios antipetistas, que exigen que Lula da Silva siga preso en una celda de 15 metros cuadrados, pese a su importancia para Brasil.

¿Por qué tantos funcionarios son rápidos para actuar contra la voluntad popular, pero siempre se demoran décadas para crímenes como el de Vladimir Herzog, cuya familia tuvo que apelar a una corte internacional?

Según informó el Partido de los Trabajadores, el viernes 13 de este mes se realizará un acto a favor de los derechos de Lula y del pueblo de Brasil en 13 diferentes localidades.

“Algunos jueces ahora actúan como cruzados en guerra contra aquellos que eligieron como enemigos. No juzgan, persiguen; no deliberan, militan; no sentencian; intentan destruir. Sus motivos son la ideología, la actividad política y la afirmación de poder”, argumentó Dilma Rousseff.

“Nosotros no aceptaremos más la violencia contra Lula porque solo él posee condiciones para poner fin a este golpe y empezar a desarmar la pauta contra el pueblo brasileño. (…) El Partido de los Trabajadores, con sus más de 40 años de historia, no dará un paso atrás en la candidatura de Lula”, afirmó Gleisi Hoffmann, Presidenta del PT.

Texto: Rodrigo Arreyes
Imagen: http://www.pt.org.br

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s