Feminismo activo

Conversamos con Eri Porris, referenta de la colectiva feminista y disidente Mala Junta, así como de la organización política Patria Grande del distrito de Vicente López, sobre las políticas de género del gobierno de Cambiemos (municipal, provincial y nacional) en el distrito más rico –junto a San Isidro- de toda Latinoamérica, cómo militan allí y cómo es el nuevo espacio de hermandad La Sorora.

Contanos cómo emerge La Sorora, cuál es su acción feminista en un distrito dominado gubernamentalmente por el macrismo desde hace tanto tiempo.

El 18 de mayo de este año, se inauguró La Sorora, primera casa feminista de Vicente López; la cual nace de la inquietud y la necesidad de lxs militantes de Mala Junta de Vicente López de tener un espacio físico para nuclear distintas actividades, centradas en el encuentro y la creación de políticas feministas y de confrontación y disputa con las políticas públicas que lleva adelante el macrismo en este municipio. El perfil de la colectiva aquí siempre estuvo dado por las políticas públicas que viene recortando y vaciando el gobierno municipal de Jorge Macri. Por ejemplo, la Casa de la Mujer, que fue pionera en Provincia de Buenos Aires, contaba con 32 trabajadorxs de la salud, del derecho, trabajadoras sociales que acompañan en casos de violencia de género y que, al momento de asumir este intendente, fue progresivamente vaciada y, hoy, de todos ellxs, sólo quedan 8.

33023035_1721775637859574_5591105245301178368_o.jpg

A pesar del cercenamiento del personal idóneo de la Casa de la Mujer que referís, ¿el gobierno de Jorge Macri lleva adelante algún tipo de política de género en este distrito?

La mayoría del presupuesto de la Casa de la Mujer se fue volcando a talleres de “emprendedoras”, como las llaman desde el municipio, a los cuales prácticamente no asisten las mujeres que están atravesando situaciones de violencia, así que tampoco les sirve para salir de la opresión económica y llegar a una autonomía. Los talleres suelen reforzar ciertos estereotipos sobre lo femenino, por ejemplo “bijouterie” y “maquillaje”. No confrontamos con esos talleres porque puede ser una salida laboral para muchas mujeres, a pesar de su tendencia estereotipada. Lo que sí cuestionamos y repudiamos es que ésa sea la única política de género del municipio desde hace largo tiempo; cuestionamos que no haya campañas de prevención, campañas sobre noviazgos violentos, que no haya actividades comunitarias, ni charlas-debates desde una perspectiva feminista.

Parafraseando al dicho popular, Eri Porris afirma convencida: “No le vamos a pedir feminismo al macrismo”. Y acuerdo, claro que no, porque un gobierno erigido sobre el odio y el desprecio por lxs otrxs, falsamente podría creerse o expresarse verdaderamente preocupado y ocupado por las problemáticas de género. Las mujeres y lxs disidentes de género somos los últimos orejones de su tarro picado de avaricia y falsas apariencias.

La colectiva Mala Junta denuncia que no haya un hogar de abrigo en Vicente López, el municipio más rico, junto con San Isidro, de toda América Latina; en el cual se manejan 10 millones de pesos por día de presupuesto, casi 400 millones al año. ¿No es una obscenidad que los pocos espacios para defender y ejercer los derechos de sexuales y de género que tiene esta geografía conurbana tan enriquecida, sean vaciados, frivolizados, despojados de los debates reales que están recorriendo nuestra vida y que el movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans pone en evidencia en todas partes, rotundamente en las calles, cada vez más? ¿Tanto se tiene que notar la falta de compromiso y el desprecio, sus políticas maquilladas que delatan una brutal indiferencia?

18404081_1354103791293429_4497755121114659938_o.jpg

Eri Porris asegura “los hogares de abrigo no son una solución a la violencia, porque a los violentos los queremos lejos del hogar familiar, pero sí es una medida que ayuda cuando esta justicia machista y patriarcal se demora, a salvar a esa mujer y sus hijxs. El municipio no sólo dispone de presupuesto, sino también de viviendas. Sólo hace falta un proyecto que los concejales lleven adelante. Por eso, en Vicente López, desde la Colectiva impulsamos un proyecto de ordenanza que presentamos ya en el Concejo Deliberante, en el cual se propone la creación de un Hogar de Abrigo para mujeres que se encuentren en situación de violencias y tengan que dejar sus hogares de manera urgente. Convocamos a toda la comunidad de Vicente López a acompañar el proyecto para que pueda ser tratado”.

35478821_1754929517877519_1196321998809071616_n.jpgContanos un poco más acerca de la casa feminista La Sorora, qué viene ocurriendo allí, qué proyectan.

Anteriormente, nuestro trabajo funcionaba en la casa popular Rodolfo Walsh, que reinauguramos en el marco de esta cuarta ola feminista, con un perfil de este tipo, y también renombramos como LA SORORA. Los talleres que vamos proponiendo funcionan como ciclos. Durante junio, por ejemplo, se llevó adelante el TALLER DE AUTODEFENSA FEMINISTA. Nuestro proyecto es impulsar talleres mensuales que funcionen semanalmente y, además, distintos ciclos de actividades culturales, como el cine-debate feminista. El espacio no es sólo para Mala Junta, sino que está abierto para las distintas artes de las distintas actoras del municipio en el arte plástico, la música, la poesía. Queremos que sea un espacio de encuentro para batallar contra esa idea individualista de que es mejor quedarse en casa, en vez de reunirse, de intercambiar, de estar con otrxs. Quiero señalar que La Sorora se autofinancia con el aporte colectivo de los militantes de Patria Grande y Mala junta, así como con las propuestas de recaudación a través de, por ejemplo, rifas. Los talleres se pagan con el aporte solidario de quienes asisten a ellos y a los eventos.

¿Funciona algún tipo de consejería de género en el espacio La Sorora?

Si bien en La Sorora no funcionan consejerías de violencia, ni vinculadas a procesos de pre y post aborto, sí estamos en red con otras consejerías en funcionamiento en CABA y Gran Buenos Aires para poder conectar y acompañar. Y lanzamos la Brigada Verde para realizar acciones callejeras que promuevan el apoyo a la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que tiene media sanción de la Cámara de Diputadxs. Paralelamente, en este espacio feminista, hemos abierto dos Brigadas Populares Feministas, como en otros distritos donde Mala Junta interviene, una de Educación Sexual Integral y otra de Salud Comunitaria y Género, con la intención de que surjan nuevas promotoras de salud y género.

Con Eri terminamos conversando acerca de cómo el macrismo avanza meando “a lo macho” los territorios, con sus políticas capitalistas y patriarcales; pero, a la misma vez que esto estaquea nuestros derechos, las feministas estamos juntándonos, orgnizándonos,  militando la realidad que podrán arruinar, aunque no apropiarse completamente. Porque estamos activxs, pensando qué ciudades queremos en esta provincia que habitamos. Como concluye Eri: “queremos ciudades feministas, nos oponemos a estas ciudades que se rigen bajo lógicas capitalistas y machistas expulsivas. Entonces, aparece lo comunitario, la economía popular, las redes de cuidado y asesoría. Con vínculos más solidarios y menos individualistas”.

 

Entrevista: Pamela Neme Scheij / Imágenes: La Sorora – Mala Junta Vicente López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: