Querida biblio: teatro colectivo a cargo de la Biblioteca Popular Palabras del Alma

33945630_10213143462473414_4031339823959638016_o-e1528990459264.jpg
El taller de fútbol de la Biblioteca Popular Palabras del Alma se transforma en una de las escenas de Querida biblio: una obra en construcción.

  A días del Festival popular de la Biblioteca Palabras del Alma, que se realizará el 23 de junio a las 20:30 en Club Defensores de Santos Lugares (Severino Langeri 3162), entrevistamos a Hernán Nemi sobre la obra de teatro comunitario Querida biblio: una obra en construcción (Dir. Alicia Bureau). Al mejor estilo Augusto Boal, la práctica del teatro comunitario de la biblio potencia y empuja horizontes a través de una creación colectiva, donde todxs pueden actuar para transformar la realidad y reafirmar las luchas colectivas y particulares.

Biblioteca Popular Palabras del Alma es mucho más que una biblioteca silenciosa con libros que nadie toca porque realmente muerden. Esta biblioteca es un verdadero quilombo (recuperando el sentido de esta palabra como forma histórica de resistencia y organización ejemplar, una casa de puertas abiertas): talleres, plan FINES, posta de salud, asistencia psicológica gratuita, apoyo escolar, todo bajo el estatuto asociativo de una biblioteca popular, en la que se elige a sus autoridades a través del voto, año a año.

Además de la primera y segunda biblioteca en el Barrio Peruzzotti, Biblioteca Palabras del Alma se replicó en Santa Rita y El Paraíso en el 2012, luego en dos colonias agrícolas del municipio de San Pedro, provincia de Misiones, en la comunidad Guavirá Poty en el 2013, luego en Arroyo Isla (Municipio de Montecarlo, provincia de Misiones), Kokué Poty (Municipio de Montecarlo, provincia de Misiones), Yabotí Miri (Municipio de San Pedro, provincia de Misiones), Ypsapy y Poty (Municipio de San Pedro, provincia de Misiones), Puente Quemado 1 (municipio de Salto Encantado), Guayuví Poty (San Pedro), Yvraity (San Vicente), Colonia Luján (a 17 kilómetros de San Pedro) y Pozo Azul (a 50 kilómetros de San Pedro). 

¿Por qué el teatro comunitario y no el teatro con actores profesionales? ¿Creés que es importante abrir el juego a personas que no son actores en el sentido tradicional?

El teatro comunitario es diferente del teatro clásico, resumiendo, porque el teatro clásico, como la mayoría de las actividades de la sociedad capitalista, es excluyente. Yo como director dirijo una obra para cuatro actores, cuatro personajes, y hago un casting para ver cuáles van a ser los cuatro actores que harán esos cuatros personajes. Los mejores de estos son los que quedan y actúan, el resto que pruebe en otro lado. El teatro comunitario es inclusivo. Es de vecinos y para vecinos. Es decir, si hay veinte vecinos que quieren hacer teatro, entre todos tenemos que pensar y hacer una obra para veinte vecinos. Una obra donde el que quiera actuar que actúe, el que quiera hacer la coreografía que haga la coreografía y el que quiera hacer la escenografía que haga eso y el de las luces que ponga entonces las luces. Somos una sociedad inclusiva donde cada uno encuentra su lugar desde lo que quiere y sabe hacer. Además, lo que le gusta a una persona luego se convertirá en otra cosa en futuros espectáculos. Por ejemplo, el que hace percusión en una función puede hacer una letra en el siguiente espectáculo. Nosotros como biblioteca trabajamos para la inclusión y ensanchar los horizontes del barrio. En este sentido, el teatro nos permite fortalecer la inclusión porque quien participa de este teatro mejora su autoestima, participa de un hecho creativo y desenvuelve capacidades creativas que antes estaban ocultas. Creemos que todos podemos crear belleza. En el teatro, las improvisaciones y los aportes de cada uno hacen que una persona que no sabía que hacía teatro logre ver que un gesto o un tono de voz beneficia la obra toda. Nuestra obra Querida biblio: una obra en construcción es una creación colectiva. Se hizo con las historias que cada uno fue contando en los ensayos de Pilar.

34207279_10213165839632829_5231002637310099456_o.jpg

Se llama “obra en construcción” porque estrenamos a fin de 2017 cuatro escenas, pero ahora está creciendo, esperamos que en calidad pero también con relación a lo que queremos contar.  ¿De qué se trata la obra? Lo que contamos es la historia compartida por todos. La primera escena es del plan FINES sobre un hombre que amenaza a la mujer porque de adulta se interesó por estudiar; la segunda es el taller de peluquería, que sintetiza muchos talleres de adultos de la biblioteca; la tercera es un taller de fútbol donde actúan los mismos niños del taller; y la última es una escena en la radio. Ahora estamos pensando en una nueva escena que trate sobre la construcción de la biblioteca. En cada escena pensamos en forma dramática las historias, anécdotas y conflictos que cuentan los vecinos en nuestras reuniones y encuentros.

¿Por qué pegar un salto de la biblioteca al teatro?

El grupo de teatro comunitario refuerza, fortalece y potencia toda la línea de trabajo de la biblioteca y el estilo de la biblioteca. Nuestro estilo es la horizontalidad, el espíritu solidario para trabajar comunitariamente, la sencillez, la cercanía, la alegría, el estímulo de la creatividad y lo que cada uno puede aportar desde sus talentos, carismas e individualidades. Todas estas características que orientan la biblioteca quedan potenciadas por el teatro. Queremos ensanchar horizontes y el teatro comunitario lo hace. Porque forma un grupo, porque arma comunidad, porque ayuda a poner palabras al conflicto cotidiano y las tragedias de la vida y los problemas más sencillos, porque trabaja desde la alegría y la creatividad. El teatro comunitario demuestra cómo con pocos recursos se puede hacer mucho si es un trabajo compartido. Todo esto queda potenciado por el teatro.

Si actuar también es sinónimo de mentir, ¿En qué sentido creés que Querida biblio, con contenido y “salido” de lo social, dice la verdad? ¿En qué otro sentido juega con esta idea de que una actuación es una mentira?

Creo que siempre hay verdad en el teatro y acá hay una verdad impresionante. Las historias que contamos en la obra surgen de las historias que cuentan los miembros del grupo o miembros del barrio Peruzzotti (Pilar, Prov. de Buenos Aires), donde está Biblioteca Palabras del Alma. Cuando los chicos actúan de pibes de fútbol, eso se parece bastante al taller de todas las semanas de fútbol. Pero no ocurre lo mismo en la escena de la mujer del plan FINES, en la que el marido la espera afuera porque no quiere que estudie. Está afuera con la promesa de una paliza en la casa. Bueno, esa mujer que actúa no es la mujer que fue golpeada por el marido que no quería que estudie. La actriz que hace ese papel de la valentía de estudiar, del hacer el doble que el marido y encima recibir una paliza, es una mujer que también hizo el FINES en la biblio. Ella a la hora de actuar conoce varios casos de compañeras en esas mismas situaciones y, como trabajó para intervenir por sus compañeras, sabe lo que actúa de forma personal. Es la historia de su vida, de su compañera de la mesa de adelante. Eso hace que la obra tenga mucha potencia. Empezamos con muy poco ensayo en diciembre del año pasado, estudiando lo corporal, la proyección, la potencia de la voz y la calidad del canto. Todo esta experimentación tiene sentido con quienes la vienen a ver, que se ríen y se emocionan mucho, lo cual no es poco en el teatro. Tiene que ver con nuestra calidad creativa y la verdad que trasmite. Quien lo ve siente esa verdad. Sin embargo, hay poesía y creación, y eso hace que la verdad (muy dura en la vida, especialmente en los barrios humildes como el nuestro) sea mucho más soportable y que las cosas más tremendas se cuenten con una canción y mucha alegría. Hay verdad, pero también hay mucha posibilidad de objetivar esa verdad, de compartirla como un hecho artístico y que esa verdad sea mucho más posible de ser transformada porque ya no lo vivo como un drama interior, sino como un hecho estético que me produce felicidad y que le produce felicidad a los espectadores. En este sentido, sí, hay mucha verdad y hay posibilidad de mejorar y transformar la realidad que se vive a través del teatro comunitario. Estoy seguro que ninguna de las mujeres que forma parte de este grupo va a permitir que su marido, su compañero o la pareja le pegue porque decide hacer el FINES o una carrera terciaria o hacer un taller o hacer otra actividad. El pensar juntos estas historias es algo transformador para la actriz vecina que forma parte de esa experiencia. Esto no se hace de una forma jocosa. La historia se caracteriza por la diversidad, ya que hay lugar para personas de cinco y ochenta años. Hay actores que son personas del oeste del Gran Buenos Aires, personas de países limítrofes, profesores universitarios. Es decir, muchas procedencias sociales y formaciones, lo cual hace que los ensayos sean muy divertidos. Hay mucha diversión, entonces todos nos equivocamos y construimos juntos sin que nadie se sienta mal por hacerlo.

El teatro comunitario funciona compartiendo versiones y contagiando el entusiasmo. Reafirma la identidad de aquello que hay de valioso entre quienes participan. Por eso, todos podemos aportar para construir la belleza y transformar la realidad. Una mujer mayor se sumó en los últimos ensayos. Explicó que no se animaba a decir las letras o la asustaba el hecho de usar bastón para caminar. Entonces, esta señora con otras abuelas armaron una escena en la que sencillamente pasan al frente, en medio del silencio, con pañuelos blancos en la cabeza y algunas bastón. Son las Madres de la Plaza de Mayo. Lo que hacen es caminar hasta el escenario con unos pañuelos y decir unas frases cortitas al público, que se conmueve. Esto nos permite, como grupo de teatro, acompañar las luchas de los argentinos y revalorizar figuras que en estos momentos son esenciales. La escena que tenemos es posible gracias a que hubo una abuela que se animó, más allá de que no sabían las letras, el bastón. Todas estas abuelas cantan con mucha energía las canciones y nos conmueven a todos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrevista: Rodrigo Arreyes

Fotos: Gentileza de Hernán Nemi

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: