¿Realmente terminó el 3° EPA Cine? -PARTE III

 

rey
La educación del Rey de Santiago Esteves

por Paula Houllé

Un adolescente a la deriva llega a la ciudad en busca de futuro. La piedra que irrumpe en su camino es la cara de un contexto desigual colmado de prejuicios. Lo llaman “Rey”, su nombre es Reynaldo Galíndez, personaje de 16 años interpretado por Matías Encinas, y no le queda otra que delinquir siendo él mismo un aprendiz, la carnada expuesta a lo más corrupto de la sociedad: la policía. Cuando la elección no es posible, la realidad se impone como encrucijada y violencia sobre el propio cuerpo.

Esta ópera prima (2015) del mendocino Santiago Esteves fue en principio pensada en formato serie para la Televisión Digital, gracias a un premio del Concurso Federal (Región Cuyo). El guión fue coescrito junto a Juan Manuel Bordón y cuenta la historia de dos personajes contrapuestos, pero a la vez unidos por una relación casi paterno-filial.

Es de noche. De pronto, un pibe cae del techo al patio de un guardia de seguridad jubilado. Está llevando a cabo su primera operación de delito, el robo de iniciación que es en realidad un servicio obligatorio a riesgo de amenaza y muerte para el poder policial, una mafia que expone pibxs por nada, moneda corriente del gatillo fácil.

Cuando Rey busca apoyo en su hermano mayor, no sabe que el precio será la entrega de la que ni siquiera obtendrá algún rédito.
El peligro de integridad de estxs pibxs que crecen sin derechos, marginados de un sistema opresor que los estigmatiza y criminaliza día a día. La escena puede sonar familiar en los noticieros y también en las paranoias sociales.
A partir de ahí se dispara la intriga y lxs espectadores se encuentran ideando situaciones posibles. Seguimos los pasos de Rey esquivando obstáculos hasta quedar al descubierto frente a una familia de clase media que cena tranquila en la comodidad de su hogar.

Ahora, si pensamos en nuestro contexto, donde un sector privilegiado y la clase media (que ascendió en su posición y eso la hace querer distinguirse de los sectores más vulnerables) se colocan por igual en el rol de verdugo, juez y parte de una autoridad que sabe auto-perdonarse, vemos cómo, del otro lado, existe un sector, el mayoritario, excluido y condenado a la miseria más cruenta. Como en la Edad Media, quieren quemar, encarcelar y linchar lo que les molesta porque les hace perder un poco de su estatus-acomodado, el querer ser y aparentar, sin perder los privilegios. Hoy asesinan pibxs por robar un celular o porque parecen sospechosos.

La película toma elementos del western y el policial negro, abundan los tiros y hay algunas partes de acción, pero también silencios que incomodan y generan suspenso, como en la secuencia en que entra a robar.
Transcurre en diferentes locaciones de Mendoza (Las Heras, Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Luján de Cuyo, Maipú y Lavalle) entre la ciudad y el desierto. Entre casas suburbanas y galpones abandonados. Puestos de ruta, cerros y casas bajas.

rey1.png

En un instante de tensión, cuando cae y lo atrapan, podríamos imaginar lo peor. Sin embargo, se da una inversión de sentido a través del vínculo entre Carlos, interpretado por Germán de Silva (“Las acacias”, “Relatos Salvajes”, “Marea Baja”) y Rey. Para no entregarlo a lo que sería su perdición, el fin de la juventud, Carlos impone otras condiciones: alojarlo en su casa junto a su esposa Mabel para re-educarlo en su error y así marcarle el camino, ya que son personajes de generaciones distantes, aunque con algunas complicidades. Rey debe reconstruir el vivero que, escapando de la policía, derrumbó con su propio cuerpo, ya que era un regalo de Carlos a su esposa. A partir de ahí se generará un lazo fuerte de protección y disciplinamiento. Es por eso que Carlos le enseña a agarrar el martillo con burla, “cómo se nota que no laburaste en tu vida”. Se convierte en el observador que custodia cada paso del adolescente que teme por su vida. Cuando la policía llega a rastrear el lugar, también furtivamente por los techos, Carlos decide no entregarlo, a pesar de lo que le había dicho su hijo legítimo, quien se oponía a la iniciativa del padre.

De alguna manera podemos decir que este personaje viene a completar el sin-sentido en el que vivía el ex guardia de seguridad, que, como nota Mabel, le cambia la cara. Hay tintes tragicómicos entre el peligro y la ternura.

Por otro lado, casos en los que ocurre lo contrario, en la realidad, tenemos a montones: Facundo Ferreira era un niño de 12 años que estaba a punto de empezar la escuela secundaria. Vivía en un barrio llamado Villa Bombilla (Juan XXIII) con su abuela y su tío. Lo mató la policía una madrugada en la que había salido con su amigo más grande a ver las picadas en el Parque 9 de Julio, este marzo de 2018 . Le dispararon a quemarropa, cuenta su abuela Mercedes. No sólo le mintieron a su familia cuando corrieron al Hospital Padilla diciendo que había sufrido un accidente vial, sino que bastardearon su memoria y los humillaron inventando y reforzando el estigma criminal para pibxs que crecen excluidos, sin derechos, perseguidos, torturados (como Rey y su hermano) y asesinados en manos de la policía.

rey2.png

No se trata de casos aislados ni excepcionales, aunque últimamente hay una política perversa de premiar a los asesinos. Lxs pibxs como Facundo mueren por culpa de una doctrina racista que se impone en nuestro país como política de Estado. La educación del Rey nos permite reflexionar sobre la mayoría de los casos en los que la muerte y la tortura imperan. ¿Qué se esconde detrás de la consigna “más seguridad”, “más policía”?, ¿No se trata, en realidad, de una forma de exclusión, un problema estructural sostenido por un Estado ausente y desaparecedor?

2 comentarios sobre “¿Realmente terminó el 3° EPA Cine? -PARTE III

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: