Las puertas del infierno abiertas alrededor del Aeropuerto de Flybondi

20180508_133119
Peatones cruzan calles inundadas a través del cordón. Del otro lado de la vía, la peligrosa ausencia de semáforos y ningún cruce peatonal en toda la zona alrededor del Aeropuerto “Trucho” de El Palomar.

“Derecho del piso al techo”, “Con este ibuprofeno salís para adelante”, “No te desvíes de la senda de Dios”, “¡No me pongan palos en la rueda!” y mil más: con ustedes, las metáforas del camino. El doctor, el colectivero o la kiosquera emplean cotidianamente la imagen de un camino deleitoso o no para referirse a los más diversos asuntos en los que son especialistas. Es decir, “camino, caminar” simplifica la idea de un proceso, del pasar del tiempo y de aceptar la espera o, al revés, significa acelerar o tomar ventaja ante una situación. 

Como figura retórica, y con base en estas metáforas del camino, 3DF ve con buen ojo la repavimentación de calles como signo fiel de que la cosa está en camino. Sí, hay quien cree que una calle arreglada es lo mismo que un futuro de lujo, por lo que cada gasto que se hace en mejorar las calles, rutas y avenidas justifica el peor atropello: súper endeudamientos y súper olvidarse de los colegios, súper poner patas para arriba a los hospitales y los clubes de barrio, que sufren hoy tarifazos, despidos y recortes inhumanos.

Ante este escenario entristecido conocido para cualquiera, nos preguntamos mientras vamos por la calle: ¿Acaso la construcción de calles y el asfalto nuevo son la respuesta que nuestros problemas esperaban, aunque sea en términos de tránsito? ¿Qué lugar ocupa nuestra seguridad y nuestra salud en la señalización, el tránsito y el control de la contaminación del medio ambiente? ¿El asfalto brillante y nuevo, algo que tanto se hizo esperar durante el curtismo, brinda respuestas concretas a las necesidades, por ejemplo, que se tiene al cruzar la calle o simplemente al abrir el pecho y querer respirar profundo sin fumar los asquerosos caños de escape?

Cabe recodorar que, fuera las enfermedades causadas por la contaminación, los siniestros y los accidentes de tránsito son una acumulación infinita de muertes injustificadas. Ninguna empresa se beneficia con las muertes, sin embargo, hay un responsable directo por cada desgracia: el Estado, que es indiferente al peatón y complaciente con los negocios automovilísticos y que cosecha votos en la calle asfaltada. 

El resultado de esta mala vista municipal son las enormes pérdidas espirituales, materiales y padecimientos para toda la vida, sin ningún desarrollo más que el de la industria del transporte individual y altamente contaminante, que para nada es una propuesta de progreso, sino al revés. No es un misterio: más que en los asaltos a mano armada, más que los secuestros, más que el consumo de cocaína, los vehículos están matando a personas de todas las edades en la calle.

Sin ir a datos que están en Wikipedia, las máquinas modernas se fabrican con la capacidad de alcanzar velocidades altísimas (¡¡¡200 Km/h!!!) que no se justificarían jamás en el asfalto tresfebrerense o de ningún lugar del Planeta.

Pero acá y allá el Estado da el “ok” a los pisteros, que llevan sus emociones al mismo lugar por donde pasamos todos los días para ir al supermercado o a la verdulería. Este es el caso de los alrededores del aeropuerto trucho de El Palomar.

Cruzando la vía pa’ poderla pasar

El Palomar es emblemático para leer hacia quiénes apunta el desarrollo de emprendimientos de repavimentación u otros de más vuelo, como el llamado “Aeropuerto Trucho de El Palomar”. Tras meses de firuletear el sentido de las calles, en las que se emplearon a funcionarios de CABA para ordenamiento del tránsito, hoy en día el panorama en El Palomar es una puerta al infierno y una muestra de la grandísima irresponsabilidad de parte de la gestión al mando del Diego Valenzuela, ex periodista de Clarín y actual Intendente cambiemita  de nuestro distrito.

En todo El Palomar (incluyendo Ciudad Jardín, salvo algunos pocos casos) no hay ni un solo cruce peatonal. Además, en la actualidad todos los semáforos de la Estación están en amarillo. 

Otra aventura contra las fuerzas del interés económico tiene que hacer el ciclista que desea atravesar este apilamiento de autos por el único camino colapsado del peatón, en bv. San Martín. La otra opción es por el túnel, desviándose más de seis cuadras.

20180508_132904
El cruce peatonal de Bv. San Martín intransitable por la lluvia y peligrosamente sin semáforos ni cruces peatonales.

¿Qué? ¿Usted usa silla de ruedas? ¡Olvídese de pisar El Palomar! ¡En las calles nuevas no hay rastro de accesibilidad inclusiva! 

Si bien la falta de precaución es un factor importante, la también falta de responsabilidad del Estado es una cara insoportable para quien día a día transita los alrededores del aeropuerto de Flybondi. Allí se han instalado placas indicatorias y se han modificado el sentido de las calles y las paradas de colectivos, que en muchos casos, como el 53 o el 123, ahora salen a más de tres cuadras de distancia de la Estación de el Palomar. Como sabemos, se trata de un aeropuerto trucho que ha sido instalado a las apuradas y por eso también poco se ha pensado para la zona de la Estación. 

A continuación, presentamos algunas imágenes que muestran que el peatón ha sido olvidado en El Palomar, el barrio de Flybondi.

joven
Con el semáforo apagado, se arman pequeños grupos para poder cruzar la calle, sin senda peatonal en ninguna esquina. En esta imagen, luego de unos minutos de espera, un joven cadete ayuda a una mujer con un bebé en brazos.
Motociclista hace maniobra arriesgada tras esperar varios minutos para cruzar la av. Marconi
Ante la falta de señalización, un motociclista realiza una maniobra arriesgada para cruzar la av. Marconi.
Soldado congela un auto con su mirada para que lo deje pasar.
Tragicómico: joven cadete congela con la mirada una camioneta para poder pasar.

¡Y ahora…. lanzamos un desafío para la imaginación tresfebrerense!

¿Cómo se verían los políticos de Tres de Febrero si tuviesen que cruzar una calle en esta condiciones, en vez de sacarse fotos haciendo degustación en heladerías o restaurantes de Tres de Febrero? Para pensar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: