El debate por el aborto legal, seguro y gratuito: una lucha revolucionaria para la vida

¿Por qué es urgente la aprobación del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE)?

 

_MG_1830

 

El debate por la despenalización del aborto por fin, tras siete intentos fallidos, se está dando entre distintas comisiones legislativas, especialistas y activistas, para llegar a ser prontamente una definición a favor o en contra en nuestro Congreso Nacional. Esto no sólo ocurre para ampliar los derechos del sector potencialmente afectado (personas con posibilidad gestante), sino también para hacer madurar a toda la sociedad.

La Salud Sexual y Reproductiva es un derecho humano. La despenalización del aborto es una deuda de la Democracia.

Si el Estado es considerado el garante de la Justicia y Equidad Social para la población que conforma, entonces no puede ignorar semejante problemática, teniendo en cuenta que, independientemente de su prohibición actual:*

¡500 000 abortos clandestinos se están produciendo al año!

¡1200 abortos por día!

*Exceptuando los casos de abortos no punibles o por causales, de acuerdo al artículo 86 del Código Penal,  los casos de violencia sexual como violación (u otro tipo de maltratos como negarse a usar preservativos, no permitirte elegir el método de anticoncepción propicio, obligarte a tener relaciones sexuales sin tu consentimiento) y cuando la salud de la persona gestante se ve afectada tanto física como psíquicamente y su vida corre peligro, o cuando el feto sufre un proceso de malformación. Esto incluye también el hecho de tener las condiciones socio-económicas necesarias para llevar adelante un embarazo sin que afecte tu integridad, no necesariamente hace referencia a una enfermedad o afección determinada:

 

“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”

Los puntos centrales del Proyecto y algunas modificaciones.

Ése es el lema de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito que lleva más de 15 años de existencia y transformación. Esta Campaña surge como resultado del XVIII Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario y el XIX ENM en Mendoza. Es una alianza entre varios sectores federales de movimientos feministas y de mujeres, movimientos políticos y sociales, sectores científicos y académicos que participan con su adhesión al proyecto, resultado de una lucha histórica contra la hegemonía del patriarcado que pretende imponer sus mandatos – e intereses- sobre nuestros cuerpos y sexualidades.

Esto no fue un suceso repentino sino que se dio gracias a la lucha y organización de militantes feministas que comenzaron a reunirse y debatir acerca del aborto en las calles y casas desde hace 30 años cuando recibir anticonceptivos gratis todavía no era un derecho, como cuenta la crónica de Florencia Alcaraz “Pioneras del Aborto Legal”. De allí nació la Comisión por el derecho al Aborto (Codeab) con figuras como Dora Coledesky, Martha Rosemberg, Olga Cristiano, Marta Alanis, Nina Brugo, entre otras.

Cuando hablamos del lema “Educación Sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar y Aborto legal para no morir” nos referimos al acceso equitativo y justo a la Salud Pública. Es la exigencia de una ley que incluya la promoción de la Educación Sexual integral (ESI), la distribución de anticonceptivos y la garantía del acceso a la Salud como derecho universal.

La prohibición de la práctica de interrupción de la gestación no evita que se realice de igual forma, en condiciones inapropiadas de clandestinidad, lo que produce un aumento del riesgo y complicaciones por abortos inseguros, así como también la cantidad de personas gestantes que mueren por estos motivos y por falta de políticas sanitarias específicas de contención previa, simultánea y posterior al aborto. Las personas más afectadas son las de bajos recursos, en una sociedad con una brecha de pobreza cada vez más alta que se lleva vidas que el Estado ignora.

_MG_1783¡El Estado es responsable!

¿La maternidad debe ser voluntaria, deseada, proyectada por la persona gestante o  una imposición social, moral, religiosa? Quienes creemos en que la maternidad debe ser deseada, afirmamos que es ese deseo materno a través  del cual devenimos personas; que es a través de la libre elección de nacer y criar que los humanos nos transformamos en sujetos culturales. Por eso, consideramos que DEBE EXISTIR un Estado presente que, con políticas públicas concretas, como la distribución de anticonceptivos para no abortar o la aplicación de la ESI en las escuelas, permita, promueva y defienda nuestro derecho a decidir autónoma y libremente. Si el mismo Estado no reconoce nuestro derecho a decidir sobre nuestro cuerpo (el de las mujeres y de toda persona con posibilidad gestante, como los varones-trans) no podemos hablar de una sociedad democrática real, en que no seamos expuestas como cuerpos moldeados para funcionar únicamente como un vientre gestante reproductor de vida y funcional al aumento poblacional. Por ejemplo, como dijimos, el Estado debe llevar adelante plenamente la ESI, que fue sancionada en 2006, pero que tiene una aplicación muy desigual, no regulada y cuyo presupuesto asignado no se implementó para su finalidad específica. Sumando eso a que el actual Gobierno ha desmantelado proyectos educativos y entorpecido el plan.

¡Esto es urgente! Ya no podemos esperar más porque, en este sistema cada vez más desigual y violento, estamos siendo criminalizadas y asesinadas en la clandestinidad sólo por querer decidir sobre nuestro propio cuerpo, sobre nuestra sexualidad.

Según la OMS, cerca de 47 mil mujeres mueren cada año en todo el mundo y 5 millones sufren lesiones graves a causa de abortos inseguros, ilegales o clandestinos. Esto significa que cada hora mueren 5 mujeres y otras 570 quedan con secuelas en su salud a propósito de esta problemática.

Maternidad forzada por la censura penal del aborto: se coloca a las mujeres frente al cruel dilema de llevar adelante un embarazo que no se decidió o bien afrontar las opciones de cárcel o muerte como consecuencia de un aborto clandestino.

Datos de latfem.org

 

 

_MG_1559

Las redes sociales, los sitios web, las calles, los encuentros regionales, nacionales,  las organizaciones, los movimientos, hace pocos meses ¡la TV! y ahora también, al fin, el Congreso Nacional.

Somos personas que nos autopercibimos mujeres, lesbianas, travestis y trans, que salimos de la tumba a la que nuestros derechos suelen quedar confinados. ¿A qué poder hegemónico, del Estado, económico y mediático, le conviene ignorar a muchedumbres empoderadas, preguntándose de-to-do, levantando la voz y los carteles, empatizando revolucionariamente con lxs otrxs? Las feministas tenemos décadas de pisoteos y de reivindicaciones a pesar de ellos. Las feministas tenemos siglos de patriarcado pinchando nuestro cuerpo y, sin embargo, acá estamos, por nosotras y por todas las que pronto se unirán, se irán construyendo feministas, como lo vamos haciendo todas día a día, injusticia tras injusticia, dolores tras alegrías.

En horario de la tarde, en la TV abierta argentina, durante una seguidilla de días y alrededor del debate sobre qué es ser feminista hoy, cómo el feminismo es diverso y horizontal, con referentas pero no con líderes conductoras, etc., se habló de  la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.  Que lleva décadas pujando para protegernos a todos los cuerpos gestantes, para que la salud pública no sea un artificio que esconde sesgos de clase, que deje de ser excluyente e ignorante.

Se habló y se visibilizaron masivamente los pañuelos verdes de esta Campaña -que ya se triangularon en repetidos “pañuelazos”-, se nombró lo que en TV jamás quiso decirse y ahí sí BOOM: estallaron las notas, los posteos, las repercusiones, los corazones silenciados. La curva de búsquedas en Google picó altísimo: MISOPROSTOL, alternativa para interrumpir un embarazo de manera segura y eficaz en las primeras semanas. Una palabra mediáticamente clandestina fue nombrada y advertimos los confines del silencio y el deseo. Ahora parece que “feminismo” es un horizonte apropiado cada vez por más personas para debatir y para identificarse, para entrar a cuestionarse precarizaciones y privilegios, para encontrarse con otrxs.

El debate, pateado por años, llegó a las Comisiones que lo elevarán a la toma de posición de nuestros representantes en el Congreso Nacional. Las afueras de esta cúpula arden con fuego verde, que chispa creativo, invencible, arrasador. Por fin esto sucede y seguras estamos: no es más que el momento en que ya no se nos pudo clausurar más.  Los feminismos conforman un ovillo que fue girando y acoplando, a lo largo de una historia extensa, inmensa, poderosa, a las mujeres y a las disidencias sexuales y de género; no un conejo que salió de la galera patriarcal.

El trabajo arduo y constante para que el aborto sea legal, seguro y gratuito, desde la misma Campaña o bien desde otras organizaciones o bien desde los roles que cumplimos en la vida cotidiana, no es negociable con el oportunismo de Cambiemos ni de ningún partido político, pero sí es aprovechable avanzar ahora, cuando al poder no le quedó más que levantar la barrera que ya habíamos roto sin pedir permiso.

Fotos: Celeste Destefano   …   Texto: Paula Houllé – Pamela Neme Scheij

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑